Fisioterapia hacia adelante: comunicación para hacer fisioterapia

Inicio » Artículos » Fisioterapia hacia adelante: comunicación para hacer fisioterapia

Desde que me embarqué en este proyecto de ‘Fisioterapia hacia adelante’ he oído mucho sobre las barreras al desarrollo de la fisioterapia en nuestro país, pero muy poco sobre lo que cada uno puede hacer individualmente. Pero no te tomes esto como una crítica, es tan sólo una observación… La mayoría de las propuestas van entorno a cambios muy grandes para los cuales creo que nuestro sistema no está preparado. Estas propuestas se basan en copiar modelos de otros países, pero creo que una vez más nos olvidamos de que los sistemas de salud se han constituido de manera diferente en el pasado y, por tanto, su evolución y estado actual es diferente (te animo a leer nuestro primer artículo para una aclaración más detallada). 

Por lo cual, siempre me pregunto ¿qué se puede hacer ya con el sistema que tenemos?, ¿de verdad es inviable el actual sistema y los diferentes roles? No creo que haya una respuesta correcta a estas preguntas, nada es blanco o negro en este ámbito (ni siquiera en ciencia), pero sí estoy segura de que por algún lado se puede empezar, y es menos complicado de lo que pensamos…

Fisioterapia, formándonos en la gran desconocida

Algunas de las barreras que muchos de vosotros me habéis comentado van entorno al desconocimiento de lo que se puede hacer desde la fisioterapia. No sólo somos desconocidos para la población, sino que también dentro del mismo ámbito sanitario todavía somos una figura desconocida y, frecuentemente, si se nos conoce, se tiene una idea errónea de todo nuestro alcance. Errónea porque el propio sistema no facilita la actualización de intervenciones, llevando así a que el conocimiento que se tiene en ciertos abordajes se quede estancado en ‘lo que siempre se ha hecho’ y no necesariamente en lo más actualizado.

Essta actualización empieza por nosotros mismos. En nuestro primer artículo puedes ver cómo hablo de la formación continuada en Reino Unido, y cómo ésta no consiste en hacer cursos y másteres todos los años. Es una pastilla difícil de tragar (como dirían en una expresión inglesa “a pill hard to swallow”) porque hemos crecido en un ambiente en el que hacer formación extracurricular en forma de curso es la norma y hasta se juzga a aquel fisio que no siga esta creencia; pero actualizarse en la última evidencia, desafortunadamente (para aquellos que solo se centran en formación) consiste en informarse, razonar, dialogar y debatir de forma crítica. Muchos mostráis frustración al hablar conmigo de cuan limitados estáis con los tratamientos que os piden llevar a cabo, aún sabiendo que el paciente no mejora y necesita otras cosas. Lo sé, lo sé, el panorama no es muy alentador, pero devuelvo la pelota a vuestro campo ¿estamos preparados para razonar el por qué tal o cual intervención es mejor?, ¿qué pruebas tenemos para defender nuestra causa?. Parece que va a ser mucho trabajo responder a mis preguntas, pero quédate conmigo, en un minuto todo tendrá un poco más de sentido.

Hace poco, a raíz de una polémica en Twitter (nada nuevo), un compañero me preguntaba qué haría el organismo regulatorio de la fisioterapia en Reino Unido, si una madre se quejase de una técnica que le he hecho a su niño/a. Mi respuesta basada en los estándares profesionales del Health and Care Professions Council (HCPC):

Como ya hablamos en el primer artículo de esta serie, en Reino Unido, una de las bases para formación continuada es el marcarse objetivos de aprendizaje. Para alcanzar este aprendizaje hay infinidad de fuentes: lecturas, cursos internos y externos… Pero las que más me gustan, y que considero esenciales para el progreso como profesional individual, y como equipo, son las sesiones de razonamiento clínico. Ya sea con el mismo equipo de fisioterapia o con el equipo multidisciplinar. A veces, una simple charla informal en el medio de un pasillo puede ser muy instructiva, un ‘oye, he leído que este enfoque.., ¿tú qué opinas?’. Y es que para mí uno de los pilares de nuestra profesión, y puede que de muchas profesiones en gran medida, es la comunicación. La comunicación a todos los niveles. Y ojo, que la comunicación no es solo saber explicarle lo que es el dolor a tu paciente (por poner un ejemplo), también es escuchar lo que el paciente tiene que decir. La comunicación entre compañeros es esencial para el desarrollo de un servicio, y poco a poco, de la profesión. Seguro que ya me vas siguiendo el hilo… La comunicación entre equipos multidisciplinares es esencial para el buen funcionamiento del equipo y esto se ve reflejado en nuestro abordaje.

Al contrario de muchas opiniones, no son pocos los que piensan que esa comunicación debe ser iniciada desde los peldaños más altos de la jerarquización, en nuestro caso, que debe de venir del médico o médico rehabilitador de nuestro equipo. Esto sería lo ideal, pero ¿quién de nosotros vive en un mundo ideal?

Valoración en fisioterapia y el arte de comunicar

En las Jornadas de Atención Primaria de Valladolid este pasado mayo, propuse un acercamiento a ese médico rehabilitador que nos deriva y pauta los mismos tratamientos una y otra vez y que nosotros vemos que no funcionan. ¿Tan malo sería hablar con esta persona, de profesional a profesional, y presentarle un argumento? A ver qué pasa…

Obviamente no soy tan ingenua como para pensar que la primera conversación os va a llevar al éxito y vais a cambiar radicalmente la dinámica del sistema. Pero ya habréis dado el primer paso, habréis abierto los canales de comunicación.

Una vez hecho esto, o si tienes en mente el hacerlo, plantéate esto: ¿tengo los suficientes datos para apoyar mi «causa»? Y por datos no me refiero a que enumeres los estudios científicos que avalan muchas de nuestras intervenciones, o refutan otras ya obsoletas, sino a cómo estamos midiendo si nuestras intervenciones son eficaces o no ¿Cómo podemos plantearle a nuestro equipo que hace falta un cambio?

Para esto no tengo ninguna idea revolucionaria, tan sólo algo muy básico y que si no es parte de nuestra rutina como fisioterapeutas, deberíamos hacer un gran esfuerzo porque así sea (mucho antes que luchar en otras batallas): valorar al principio, y valorar al final. Pero no solo eso, sino también registrar las valoraciones. Dejar constancia del antes, lo que se ha hecho para intentar solucionarlo, y el resultado o valoración final.

Lo único necsario es una hoja de Excel, o si no se te da bien, una tabla en word. Si no tienes ordenador en tu lugar de trabajo, una hoja de papel y una carpeta donde ir guardando todos estos datos. Si queremos tener un argumento sólido necesitamos pruebas, y así es como se consiguen.

comunicacion en fisioterapia

Por otro lado, la comunicación es un arte, y por muchas pruebas que tengas, acercarte a alguien diciéndole que lo ha hecho “mal” puede que cierre esos canales de comunicación antes de lo que esperábamos. Pero tal vez, un “mira hemos visto en el equipo que tenemos tantas recidivas, y a estos pacientes se les ha pautado tal tratamiento, que te parece darle otro enfoque…”

Como tanto nos gusta decir cuando estamos animando a alguien a que salga de su zona de confort…: el “no” ya lo tienes. Pero ¿y si es un sí?

Conversando con Fernando Fabiani, médico de familia

Así que con todos estos pensamientos en la cabeza, cuando estaba preparando esta serie de artículos, me preguntaba cómo me acercaría yo a un médico rehabilitador, y cómo puedo dar ejemplo. 

Inicialmente no conocía a ningún médico rehabilitador, así que quedándome en mi zona de confort, pero con la expectativa de “a ver adónde me lleva esto”, escribí a Fernando Fabiani. 

Fernando es médico de familia en Sevilla. Digo que me quedé en mi zona de confort porque además de médico que está haciendo una gran labor de divulgación con un lenguaje que el resto de los mortales podamos entender, también es un buen amigo de mi familia.

A Fernando le pregunté cómo veía él la fisioterapia en España, en concreto en la sanidad pública. Fernando me habló de las dificultades con el poco número de fisioterapeutas en el sistema público…»no conozco a ningún médico de atención primaria al que no le gustaría tener a un fisio en su centro». Pero me hablaba de las barreras para que el paciente llegase a manos del fisioterapeuta. Volante para el médico rehabilitador, el cual está en otro centro/hospital, lista de espera, finalmente ve al paciente y decide derivar a fisioterapia. Pero para cuando esto sucede, la lista de espera es muy grande o el fisioterapeuta está en un centro al que al paciente le cuesta acceder con regularidad. Esto, según entendí, hace que muchos médicos de atención primaria se lo piensen dos veces antes de derivar a un paciente.

Fernando proponía una definición clara del rol del fisioterapeuta y el médico rehabilitador, tal vez llevar a cabo protocolos o filtros de manera que ciertas patologías no requiriesen derivación inicial al médico rehabilitador y así aliviar las listas de espera de éstos y acelerar la provisión del tratamiento que necesita el paciente. Adivina qué hace falta para crear estos protocolos o definición de roles dentro de un mismo equipo: comunicación. 

medico de familia fernando fabiani

También le pregunté cuáles serían los pasos a seguir para incluir a un fisioterapeuta en su centro y no había un camino claro, tal vez por esas restricciones a las que el fisioterapeuta se enfrenta (no en todas partes), al estar supeditado al servicio de medicina rehabilitadora, y esto complicaría el proceso de derivación, aun teniendo a un fisioterapeuta en el centro.

Fernando me contaba un ejemplo anecdótico de cómo en su centro habían implementado una herramienta para pacientes con diabetes y que esto lo habían conseguido porque ya se estaba haciendo en otros centros. Cuando lo habían propuesto a las personas que se encargan de facilitar esta implementación, había sido sencillo precisamente por el hecho de que ya estaba instaurado en otro sitio. Tal vez Fernando no me lo dijo como un ejemplo para conseguir nuestros propósitos, pero a mí me dio qué pensar, y me acordé de nuestro artículo previo y las entrevistas que hice a mis compañeros que habían desarrollado servicios de fisioterapia en Reino Unido. Una de las claves para aumentar el éxito de la implementación del servicio era contactar con otros centros donde ya existiese dicho servicio. Una vez más, comunicación, no estamos solos.

Pero la guinda a mi conversación con Fernando fue el contacto que me dio. Me animó a hablar con Maribel, alguien que me podía ofrecer una perspectiva desde los dos lados, ya que Maribel había sido médico de familia (donde se palpa la necesidad de la fisioterapia en atención primaria), pero ahora se había especializado en rehabilitación. Y así es como salí de mi zona de confort, y me dispuse a hablar con Maribel, médico rehabilitadora. Aunque he de decir que ella me lo puso muy fácil…

Conversando con Maribel, médico rehabilitadora

Maribel se lanzó enseguida a la oportunidad de hablar conmigo y, aunque las dos estábamos en medio de una temporada en la que nos llegaba el trabajo a las orejas, encontramos un momentillo para hablar.

Maribel, como he dicho antes, fue médico de familia pero luego cambió de especialidad. Su primer destino como médico rehabilitadora fue en un hospital universitario, y actualmente en un hospital más pequeño, tipo comarcal. Me comentaba que su experiencia con la fisioterapia en cada centro había sido muy diferente. Me confirmaba que, en efecto, en su primer destino la comunicación con los fisioterapeutas era casi inexistente, pero que cuando empezó a trabajar en su actual centro, quiso cambiar la dinámica. Y el cambio fue a mejor.

Actualmente Maribel  tiene una buena relación con las fisioterapeutas de su servicio. Se comunican en persona (a Maribel le gusta ir al «gimnasio» a verlas) y han desarrollado hábitos de equipo que, en mi opinión, son la clave de una buena comunicación y en consecuencia del desarrollo del buen trabajo en equipo. Por ejemplo, los médicos rehabilitadores tienen reuniones mensuales con los médicos de familia para hablar de derivaciones, protocolos y demás y también tienen reuniones cada 6 semanas con los coordinadores de atención primaria, rehabilitación y fisioterapia para lo mismo. Maribel ha ido más allá y me cuenta que ha proporcionado su número de teléfono del trabajo a los médicos de familia que suelen derivarle pacientes. Por si tienen dudas, por si quieren hablar de algún caso en particular, pero «casi ninguno me ha contactado» se lamenta Maribel,  (o por lo menos hasta la fecha en la que hablamos hace unos meses). “¿De verdad que ninguno tiene alguna duda?…”, me decía. Y es que este factor es el que ella encuentra como una de las principales barreras: el desconocimiento de lo que el médico rehabilitador puede hacer, o incluso quién hace qué.

equipo de fisioterapia

Hablando con Maribel coincidíamos con Fernando en la necesidad de definir roles, de educar a la población, incluyendo a otros profesionales, sobre el trabajo de cada uno para así maximizar y facilitar el flujo de pacientes. En definitiva, ya sabes lo que te voy a decir… comunicación.

Creo que el caso de Maribel y su equipo es un claro ejemplo de hasta dónde puede llevar una buena comunicación. Facilitar este tipo de conversaciones abiertas va más allá del trabajo en equipo, esto tiene consecuencias directas en el trato con el paciente. Imagina, reuniones multidisciplinares centradas en una  sola cosa: el paciente. Y, por lo que me cuenta Maribel, el apoyo para seguir desarrollando las capacidades del equipo es mutuo. Ella, a través de las fisioterapeutas de su equipo, ha aprendido sobre métodos y abordajes que se pueden usar en fisioterapia, las fisioterapeutas han aprendido más acerca del rol del médico rehabilitador… Para mí, todo esto no es más que una semilla para un buen abordaje del paciente y una buena comprensión del trabajo de aquellos profesionales a tu alrededor.

Grupos de trabajo en fisioterapia

Terminé mi conversación con Maribel muy inspirada y ahí se iba a terminar el artículo. Con un “todo es posible” si alguien da el primer paso. Pero este artículo se quedó en documentos guardados y me ha costado una barbaridad acabarlo. Tal vez porque soy así de desorganizada o porque tenía que esperar a que otra cosa sucediese para poder daros otro ejemplo inspirador… (o por ambas razones a la vez…).

Para ilustraros de forma rápida y que veáis a qué me refiero, os dejo estas capturas de pantalla (publicadas con el permiso de los implicados):

grupos de trabajo multidisciplinar

Un mes después…

encuentro multidisciplinar en salud
el primer paso para un buen tratamiento

Así que para dejaros otro ejemplo y la definitiva guinda del pastel, os dejo lo que me cuenta Julia para dar contexto a estos tweets:

Esta reunión es del grupo de fisios que trabajamos en terapia intensiva (mi hospital es solo pediátrico). Yo hace tiempo que tengo ganas de generar cambios en la forma de comunicarnos, queriendo generar proyectos con ideas que lamentablemente no han salido adelante. Después de la conversación que tuvimos con vos en twitter me ayudó a pensar en seguir insistiendo en el hecho de juntarnos, pero buscando otras formas… planteamos que las reuniones estén mejor preparadas… con el armado de los temas a abordar y a no ponernos tan ambiciosos con las propuestas para no frustrarnos si los proyectos no se concretaban.

– Julia Simonassi

Esa primera reunión de la foto estabamos 9 kinesiólogos, nuestro jefe directo y el jefe del servicio.
De lo que se habló fueron varias cosas:
– Una kinesiologa nos mostró su presentación para un congreso.
– Yo hice una puesta al día sobre nuestra participación en un trabajo multicentrico en el que estamos participando. 
– 4 kines fueron al Congreso Argentino de Terapia Intensiva y nos actualizaron en varios temas.
– Después planteamos que queríamos juntarnos mas seguido y quedamos en hacerlo cada 21 días (y esto sigue en marcha con cada vez mejor energía).
La segunda propuesta, más ambiciosa, fue empezar una base de registro común a todas las terapias intensivas (son 6 terapias intensivas – 105 camas de UCI) donde deberíamos ponernos todos de acuerdo en cada una de las variables a registrar… Esto lo estamos llevando a cabo con reuniones SE- MA-NA-LES !!!! Esto es inédito.
Estamos con más energía, más motivados… y, de a poco, estos proyectos van tomando forma.
Yo feliz, sé que falta muchísimo, pero honestamente éste es un muy buen comienzo.

– Julia Simonassi

Photo of author

Lara Garzón

Lara Garzón se graduó como fisioterapeuta en el 2012 por la Universidad de León. Poco después se mudó al Reino Unido donde empezó a ejercer como fisioterapeuta en el sistema de salud nacional (NHS por sus siglas en inglés). Su trabajo le ha brindado la oportunidad de conocer muchas especialidades, lo que la ha convertido en una apasionada en el desarrollo de éstas.

2 comentarios en «Fisioterapia hacia adelante: comunicación para hacer fisioterapia»

Los comentarios están cerrados.