Dolor de espalda

Inicio » Artículos » Dolor de espalda

¿Qué es el dolor de espalda?

El dolor de espalda es el dolor que sientes en la parte posterior del tronco. Muchas veces la gente lo utiliza como sinónimo del dolor lumbar, mientras que otros dicen que el dolor de espalda debería referirse a cualquier dolor desde el cuello hasta donde la espalda pierde su nombre, léase trasero.

Para darte información más completa, vamos a usar el término en su acepción más amplia. Tenemos la zona cervical, la zona dorsal, la zona lumbar y la zona sacra. La zona cervical hace referencia al cuello, la zona dorsal sería la zona media de la espalda y la zona lumbar, sacra y coxis son la zona baja de la espalda (merece la pena que leas esta información referente a la columna vertebral, para una mejor comprensión).

Esta entrada pretende ser una introducción general que sirva a los pacientes de punto de partida para empezar a entender lo que implica el dolor de espalda. Va a estar centrada principalmente en generalidades del dolor lumbar y el dolor cervical.

¿Es común el dolor de espalda?

Veamos unos cuantos datos…

Se estipula que aproximadamente 8 de cada 10 personas, o lo que es lo mismo un 80% de las personas, tendrán dolor de espalda en algún momento de su vida (dolor lumbar). El dolor de espalda (lumbar) es más común en mujeres y en personas de entre 40 y 50 años.

En cuanto al dolor de espalda de la zona cervical o cuello, los datos nos dicen que aproximadamente el 50% de la población va a padecer dolor de cuello en su vida. De nuevo siendo más común en mujeres que en hombres y en personas de entre 40-45 años de edad.

Así que la respuesta es sí, el dolor de espalda es muy común.

Es más, ya en 2012 se predecía que los números del dolor de espalda iban a ir en aumento, lo que parece que no ha cambiado a pesar de tener más y mejor información al respecto. Si que es verdad que la población sigue aumentando, así como la edad de la misma, lo que algunos señalan como pieza clave.

Algo que todos deberíamos tener claro y que poca gente realmente conoce… LA INTENSIDAD DEL DOLOR DE ESPALDA NO SUELE GUARDAR RELACIÓN CON LA GRAVEDAD DE LA LESIÓN.

¿Por qué es tan común el dolor de espalda?

La pregunta sería mejor quizás, ¿por qué tenemos más información y el dolor de espalda sigue siendo tan común? La respuesta podría ser tan sencilla como «generalmente, y lamentablemente, no se está dando uso a la información que se tiene».

dolor de espalda por zonas
Zonas de la espalda: Imagen modificada de Vsion [CC0], vía Wikimedia Commons

Le echamos la culpa al sedentarismo, al estrés, a los problemas personales, etc. Todos ellos juegan un papel importante, pero a esto se le suma la desinformación que normalmente multiplica el efecto de los factores mencionados.

La desinformación que existe en nuestra sociedad, ya sea por los mitos y bulos que corren por internet y otros medios, o porque seguimos fiándonos del vecino más que de la ciencia, es un factor importantísimo en el dolor de espalda.

«Tienes dolor por malas posturas»… no es cierto.

«Tu dolor se debe a que cargas peso»… no es cierto.

«El dolor que tienes es psicosomático»… más que incierto, es una barbaridad. De hecho este término ya ha dejado de usarse.

Se habla mucho de «el gran problema del siglo XXI», he aquí uno de los grandes problemas de este siglo, la desinformación sobre el dolor de espalda (entre otros muchos problemas de salud).

Tipos de dolor de espalda

Dentro del dolor de espalda diferenciamos tres tipos en función a su tiempo de evolución, el tiempo durante el que has padecido el dolor.

Estos tres tipos son los siguentes:

  • Dolor de espalda agudo. Hace referencia al dolor que no va más allá de 6 semanas de duración.
  • Dolor de espalda subagudo. Se refiere al dolor que dura de 6 a 12 semanas.
  • Dolor de espalda crónico. Es el que dura más de 12 semanas.
Dolor agudo y cronico

También merece la pena mencionar otro tipo, para despejar dudas que puedan surgir,  el dolor de espalda recurrente. Éste hace referencia al dolor que se da al menos 2 veces en el último año, con una duración mínima de 24 horas, una intensidad 2 sobre 11 y con, al menos. 30 días sin dolor entre episodios.

¿Qué factores influyen en el dolor de espalda?

Al igual que ocurre con otras dolencias, hay muchos factores que influyen en que padezcamos dolor de espalda. Entre estos factores tenemos:

  • Traumatismos.
  • Bajo estado de ánimo.
  • Depresión.
  • Ansiedad.
  • Descanso pobre o dormir mal.
  • Tabaquismo.
  • Sedentarismo.
  • Malos hábitos de vida en general.
  • Vida laboral, estrés.
  • Creencias.

Estos factores son algunos, que no todos.

¿Cuándo es preocupante el dolor de espalda?

Sí es de interés empezar descartando dolores de espalda que pudieran deberse a causas preocupantes, que son un porcentaje mínimo, 1% en dolor lumbar. Además de este pequeño porcentaje, muchos casos tienen tratamiento. Cuando hablo de causas preocupantes, me refiero a cáncer, daño en la médula espinal y enfermedades autoinmunes, entre otras.

Agunos de los signos y síntomas que nos deben llevar a preocuparnos y a buscar ayuda médica son:

  • Incontinencia fecal y/o urinaria. Cuando no controlas y no puedes contenerte al ir al baño.
  • Sospecha de fractura vertebral tras accidente
  • Dolor intenso y/o que no mejora o empeora, de más de 6-7 semanas de duración, acompañado de una o más de las siguentes: dolor nocturno, pérdida de peso sin explicación, antecedentes de cáncer y fiebre sin explicación, entre otros.

A lo anteriormente citado y que debería llevarte a buscar ayuda médica, se les llama banderas rojas (del inglés «red flags»).

Aquí te dejo en forma de vídeo lo más importante que debes saber en cuanto a las banderas rojas del dolor lumbar, para que te hagas una idea:

Puedes leer más al respecto y de manera más extensa en:

¿Cuándo preocuparte por un dolor lumbar?

¿Cuándo preocuparte por un dolor cervical?

El presentar banderas rojas no implica que vayas a tener un problema importante, pero se recomienda acudir al médico para descartar que así fuera.

¿Cuáles son los tratamientos?

Debido a la gran diversidad de factores que te pueden llevar a tener dolor de espalda, no es posible dar un tratamiento que valga para todo dolor de espalda. El dolor de espalda no entiende de recetas.

Una vez descartadas las causas de mayor peso (banderas rojas), debes saber que la mayoría de los dolores de espalda remiten con el tiempo, muchas veces sin necesidad de un médico o fisioterapeuta.

Si fuera necesario el tratamiento por parte del fisioterapeuta, parece ser que los pilares para tratar el dolor de espalda son:

  • Educación

Haciendo hincapié en la importancia de evitar el reposo absoluto, promoviendo el reposo relativo y explicando en qué consiste el dolor desde la visión de la neurociencia. Aquí puedes leer varios artículos sobre el dolor que te van a ayudar a entender lo que en la actualidad sabemos sobre el mismo.

  • Ejercicio terapéutico

Ejercicios destinados a paliar el dolor (el ejercicio es un estupendo analgésico), a mejorar la movilidad, a acabar con el miedo, ganar fuerza… Estos ejercicios dependerán de la evaluación del fisioterapeuta.

  • Terapia manual (a corto plazo)

La terapia manual podría ser utilizada por tu fisioterapeuta para modificar síntomas, para hacer frente al dolor agudo y así facilitarte el trabajo mediante ejercicios en el largo plazo.

El dolor de espalda se divide en una infinidad de subtipos, a cuyo diagnóstico se llegará tras la evaluación del fisioterapeuta. Esto determinará el tipo de educación, ejercicio terapéutico y terapia manual a elegir. El dolor de espalda puede deberse a hernias discales, lesiones nerviosas, lesiones musculares, lesiones ligamentosas,etc., y éstas determinaran el tratamiento a elegir.

Hay infinidad de tratamientos que se usan en la actualidad para el dolor de espalda, pero los tres nombrados anteriormente son los que tienen más apoyo de la literatura científica. Obviamente, si el dolor de espalda tuviera su causa en uno de los casos «preocupantes» mencionados más arriba (cáncer, fractura, etc.), el tratamiento sería médico y diferiría del que ofrece la Fisioterapia.

Aquí te dejo algunas de las claves más importantes en la en cuanto a la educación del paciente se refiere, en este caso en dolor lumbar inespecífico, aunque aplicable en otros casos dolor de espalda:

Hechos sobre el dolor de espalda

¿Los profesionales actúan bien ante el dolor de espalda?

Te explico… este mismo año, 2018, ha salido una serie de artículos científicos en una revista de renombre como es The Lancet. En esta serie se pone de manifiesto que tenemos a nuestra disposición guías que nos indican el mejor tratamiento para el dolor de espalda (lumbar), pero una gran cantidad de profesionales no lo están poniendo en práctica. Sin embargo, siguen utilizando herramientas y/o consejos que no están entre la lista de recomendados.

Este es un mal que se da en todos sitios, no debemos llevarnos las manos a la cabeza en un país en particular; aunque sí está más generalizado en ciertos países.

Cabe destacar que el dolor viene determinado por multitud de factores (psicológicos, sociales, físicos…), lo que hace que las cosas nunca sean blancas o negras. El tratamiento del dolor es algo que puede ser complejo (más si es crónico), pero hay vías de mejora.

Generalizar es siempre un error. Así como hay profesionales de la salud que no están al tanto de las recomendaciones internacionales para el tratamiento del dolor de espalda, hay otros que están actualizados y haciendo las cosas acordes a lo aconsejado.

Otras lecturas de interés sobre dolor de espalda

Referencias

– Damian Hoy, Lyn March, Anthony Woolf, Fiona Blyth, Peter Brooks, Emma Smith, Theo Vos, Jan Barendregt, Jed Blore, Chris Murray, Roy Burstein, Rachelle Buchbinder. The global burden of neck pain: estimates from the Global Burden of Disease 2010 study. Ann Rheum Dis 2014;73:1309–1315

– Wang, H., Naghavi, M., Allen, C., Barber, R.M., Bhutta, Z.A., Carter, A., Casey, D.C., Charlson, F.J., Chen, A.Z., Coates, M.M. and Coggeshall, M., 2016. GBD 2015 Mortality and Causes of Death Collaborators. Global, regional, and national life expectancy, all-cause mortality, and cause-specific mortality for 249 causes of death, 1980-2015: a systematic analysis for the Global Burden of Disease Study 2015. Lancet, 388(10053), pp.1459-1544.

– Haines T, Gross A, Burnie SJ, Goldsmith CH, Perry L. Patient education for neck pain with or without radiculopathy. The Cochrane database of systematic reviews. 2009;CD005106.

– Childs, J.D., Cleland, J.A., Elliott, J.M., Teyhen, D.S., Wainner, R.S., Whitman, J.M., Sopky, B.J., Godges, J.J., Flynn, T.W., Delitto, A. and Dyriw, G.M., 2008. Neck pain: clinical practice guidelines linked to the International Classification of Functioning, Disability, and Health from the Orthopaedic Section of the American Physical Therapy Association. Journal of Orthopaedic & Sports Physical Therapy, 38(9), pp.A1-A34.

– Foster, Nadine E, Buchbinder, Rachelle et al. Prevention and treatment of low back pain: evidence, challenges, and promising directions. 2018. The Lancet , Volume 391 , Issue 10137 , 2368 – 2383, DOI:https://doi.org/10.1016/S0140-6736(18)30489-6

–  Clark, Stephanie et al. Low back pain: a major global challenge. 2018. The Lancet , Volume 391 , Issue 10137 , 2302.  DOI:https://doi.org/10.1016/S0140-6736(18)30725-6

– Buchbinder, Rachelle et al. Low back pain: a call for action. 2018. The Lancet , Volume 391 , Issue 10137 , 2384 – 2388. DOI:https://doi.org/10.1016/S0140-6736(18)30488-4

Photo of author

Jorge Rodríguez

Fisioterapeuta, Máster en Digital Health (cum laude) en Tallinn University of Technology, Miembro del Health and Care Professions Council (HCPC), Experto en Ejercicio Terapéutico y Experto en Redes Sociales. Creador y editor de lafisioterapia.net y FisioComunidad. Apasionado de la divulgación en Fisioterapia y la promoción de la salud, con especial interés en las herramientas digitales como vía para la mejora de la calidad de vida.