Soy fisio, no la thermomix

Inicio » Artículos » Soy fisio, no la thermomix

Para aquellos que no frecuentan la cocina y para que todos me entendáis desde el principio, la thermomix es un robot de cocina, ese aparatejo que viene con un libro de instrucciones y mezclando ingredientes te salen unos platos «relindos». Quizás si algún fisioterapeuta con placebitis aguda se lo propone, podría servir como terapia de tratamiento también (vibroterapia quizás??).

Me dejo de rollos y voy al lío. ¿cuál es el porqué del título de esta entrada? Bueno, creo que muchos fisioterapeutas (y otros profesionales de la salud) se van a ver reflejados aquí. ¿Cuántas veces no has sido capaz de ayudar a un paciente tanto como quisieras o tanto como el paciente esperaba de ti? Si dices ninguna, eres un embustero tremendo. Si dices, sólo unas pocas, embustero todavía. Muchas, muchas veces, y eso es la normalidad.

Los pacientes no deberían pensar que van al fisioterapeuta, pagan y eso se tiene que traducir en su recuperación de la pertinente lesión. No, no somos como las/los recepcionistas o matemáticos/as, para nosotros dos más dos no son cuatro, son tres, dos o veinticinco. Cuando llamas a un hotel o a una consulta y le dejas un recado a la persona en la recepción, si esta persona no pasa el recado o no te coge la cita que buscabas, correctamente, perfectamente podrías afirmar que esta persona no está desarrollando su labor como debería. Antes de que alguien se ponga tenso, no tengo nada en contra de los recepcionistas, ni trato de menospreciar su trabajo, de hecho más de una de mis hermanas ha sido recepcionista y, siendo hermanas mías, te podrás imaginar cuánto considero que valen. También tengo una hermana que es licenciada en matemáticas, así que lo mismo es aplicable en este caso.

En temas de salud, todo es diferente, es muy normal que el médico no encuentre solución a tu problema y lo mismo ocurre con el fisioterapeuta. Los factores a tener en cuenta son tantos que es muy difícil abarcarlos todos. La salud es impredecible. ¿Cuántas veces habéis oído…»pues a mi con ese fisio me fue muy bien, no entiendo por qué a ti no te funciona»? Básicamente porque un fisio no es una thermomix, fisioterapia no es seguir una receta y listo.

Si vas al fisioterapeuta y éste no encuentra solución a tu problema…esto no significa que no esté realizando su trabajo correctamente (o sí, en algunas ocasiones).

Caben destacar diferentes posibles situaciones:

  • Puede ser que tu problema, a priori, pareciera un problema solucionable mediante fisioterapia únicamente, pero que requiera de otro profesional de la salud en algún momento. En este punto podrías preguntarte «¿y para qué he ido al fisio y me he gastado el dinero, si ahora me manda al podólogo y me tengo que gastar más dinero?». Me temo que esto de las lesiones y la fisioterapia es más complejo de lo que la gente se piensa y el fisioterapeuta, en este caso, habrá hecho lo que debía. «¿Y por qué no me mandó al podólogo al principio?». De nuevo te repito, no hay un recetario a seguir, tu fisioterapeuta actuará en función de tu evolución y puede que piense que algo es lo mejor para ti y ese algo cambie en un par de semanas, debido a cómo esté evolucionando tu lesión.
  • Otra posibilidad es que tu problema vaya más encaminado al tema psicológico y el fisioterapeuta te tenga que derivar al profesional pertinente. En este caso, quizás no te guste haberte gastado el dinero en una consulta con el fisio, en la que éste te manda a otro profesional… «vengo, me cobra los cuartos y además ni siquiera me toca/trata». Error, lo que es «no tratar» para ti, puede ser lo mejor que te haya podido pasar. El tratamiento va más allá de un masaje por aquí y un estiramiento por allá, es un complejo razonamento que debe tener en consideración multitud de variables y que puede tener como conclusión la decisión de que lo mejor para ti no es el tratamiento del fisioterapeuta.
  • Sí, puedes dar con fisioterapeutas que no hagan bien su trabajo, ya sea por falta de entusiasmo, por falta de actualización, porque no ven más allá de su bolsillo (a estas alturas, te puede interesar leer Cuando la fisioterapia se convierte en negocio) o porque cometan un error, ¿no dicen que el errar es humano?, pues los fisios somos muy humanos. Qué voy a contarte, de todo hay en la viña del Señor, como diría algún creyente.

Podría seguir escribiendo durante días posibles situaciones que puedes vivir cuando vas al fisioterapeuta, pero voy a parar aquí para no aburrirte.

Con esto no quiero decir que los fisioterapeutas no nos equivoquemos o que todo se nos debería pasar por alto, sino que muchas veces se evalúa nuestro trabajo desde un prisma erróneo y es por ello que deberíamos dar más información, a la población en general, de lo en realidad hacemos y de la complejidad de nuestro trabajo. Nuestra profesión no se queda en estudiar en la universidad y listo, de hecho eso no es ni un 0,5% de lo que nuestra profesión implica. Nuestro trabajo implica estudiar todos los días para tratar de ofrecer el mejor cuidado posible.

Así que, por favor, paciente, amplía tu óptica y valora todo lo que hemos estudiado y trabajado para poder darte, lo que a priori, parecería un simple consejo.

Las fotos son dominio público de Pixabay.

Photo of author

Jorge Rodríguez

Fisioterapeuta, Máster en Digital Health (cum laude) en Tallinn University of Technology, Miembro del Health and Care Professions Council (HCPC), Experto en Ejercicio Terapéutico y Experto en Redes Sociales. Creador y editor de lafisioterapia.net y FisioComunidad. Apasionado de la divulgación en Fisioterapia y la promoción de la salud, con especial interés en las herramientas digitales como vía para la mejora de la calidad de vida.

9 comentarios en «Soy fisio, no la thermomix»

  1. ¡Muy cierto!

    Añadiría algún factor más como el paciente que no quiere hacer lo que le mandas (ejercicios terapéutico, estiramientos, hielo…) y que considera que todo debe ser pasivo y si no mejora es culpa tuya.

    Tuve una vez un profesor que nos dijo una frase muy cierta: «hay veces que el paciente no os merece», a veces nos empeñamos en intentar hacer mil cosas bien y si no contamos con la colaboración del paciente es imposible que mejore…

    Y creo que también los fisios deberíamos aprender a quitarnos esa sensación de «culpa» si el paciente no mejora, aunque entiendo que es difícil y también un signo de interés y preocupación por nuestra profesión.

    ¡Gran entrada!

    • Hola Claudia. Estoy totalmente de acuerdo con lo que comentas. En este blog lo he dicho muchas veces, la clave del éxito del tratamiento debe ser el propio paciente. Por mucho que hagamos, si el paciente no pone de su parte… nada de nada. El tema del sentimiento de culpa es también interesante y yo le añado la palabra «frustración». La realidad es que si a que hay pacientes que colaboran poco, le sumamos que nuestros conocimientos son limitados (desconocemos mucho más de lo que sabemos), el enfadarnos con nosotros mismos nos ha pasado a todos más de un puñado de veces. No nos queda otra que ser pacientes, tratar de conseguir más trabajo del paciente y seguir estudiando. Muchas gracias por tu comentario y espero verte por aquí pronto!!

Los comentarios están cerrados.