Hazte miembro de FisioComunidad para apoyar a lafisioterapia.net

ver

Sesamoiditis: síntomas, causas y tratamiento

Inicio » Artículos » Sesamoiditis: síntomas, causas y tratamiento

Si te has pasado por este artículo estarás en búsqueda de soluciones para el tratamiento de la sesamoiditis, que es una afectación de los huesos sesamoideos. La sesamoiditis más común es en el pie (dedo gordo, más concretamente) y en la mano (dedo pulgar).

La sesamoiditis es un término que se usa para definir un proceso doloroso asociado a los sesamoideos. Sus síntomas son dolor, relacionado con el movimiento y la carga de peso, que puede acompañarse de rigidez y limitación de la movilidad. La causa de la sesamoiditis puede ser un trauma repetido, así como estar asociado a alguna enfermedad. Su diagnóstico se realiza mediante la historia clínica y examen físico. El tratamiento sería reposo relativo, adaptaciones y tratamiento médico invasivo, como última opción.

¿Qué es la sesamoiditis?

La sesamoiditis es un proceso inflamatorio doloroso que está asociado al complejo del hueso sesamoideo. Está más presente en adolescentes y adultos jóvenes.

Otra definición, algo más técnica, sería la sesamoiditis es la inflamación de estructuras peritendinosas que envuelven huesos sesamoideos. Sería la inflamación de estructuras relacionadas con el tendón donde se ubica el hueso sesamoideo.

La región sesamoidea experimenta fuerzas durante actividades como correr y saltar que, cuando son excesivas o repetitivas, pueden resultar en la inflamación de los huesos sesamoideos del pie o tejidos circundantes.

¿Qué son los huesos sesamoideos?

Los huesos sesamoideos son pequeños huesos redondeados que se encuentran dentro de ciertos tendones que, por lo general, pasan por encima de una articulación.

Las funciones de estos huesos son reducir la fricción, modificar la presión y algunas veces, cambiar la dirección en la que un determinado músculo tira.

Tenemos huesos sesamoideos en la rodilla (rótula), en el dedo gordo del pie, en el pulgar, en la palma de la mano (pisiforme), entre otros. Los que más normalmente se ven afectados por la sesamoiditis son los del dedo gordo del pie y, más concretamente, el hueso sesamoideo medial (el que está más interno).

Para consultar la información más completa sobre los huesos sesamoideos, lee nuestro artículo ¿Qué son los huesos sesamoideos?.

¿Cuáles son los síntomas de la sesamoiditis?

Al ser los sesamoideos del dedo gordo del pie los que normalmente se ven más afectados, voy a centrarme a partir de ahora en ellos.

Sus síntomas son:

  • El dolor debajo del dedo gordo del pie, en la parte anterior de la planta del pie (zona de unión del dedo con la planta).
  • El dolor suele aparecer de forma gradual.
  • La aparición del dolor se da al apoyar el peso en la zona.
  • También puede haber dolor al mover la articulación metatarsofalángica del dedo gordo (donde se une el dedo con el resto del pie), con una posible limitación de la movilidad y sensibilidad al tacto.
  • Nos podemos encontrar con rigidez en la zona afectada.
  • En la literatura también se describe la posible presencia de crepitus (ruido o sensación de ruido al movimiento).
Huesos sesamoideos del pie

¿Cuáles son las causas de la sesamoiditis?

La causa de sesamoiditis de la que más comúnmente se habla es el estrés repetido crónico (trauma repetido como puede ser impacto al correr). El trauma repetido puede ser debido a un incremento de la actividad, mal uso del calzado o variaciones anatómicas.

En cuanto a variaciones anatómicas, tenemos el pie cavo, flexión plantar persistente del dedo gordo (dedo hacia abajo), tobillo equino, rotación anormal de un sesamoideo, varo de antepié y un tamaño sesamoideo anormal.

La sesamoiditis también puede ser causada por condiciones tales como infección, artropatías inflamatorias y artrosis, en ausencia de trauma repetido.

La causa de la sesamoiditis puede ser individual o incluyendo varios de los puntos mencionados.

¿Cuál es el diagnóstico de la sesamoiditis?

Una historia clínica y examen físico en profundidad son la clave para el diagnóstico de la sesamoiditis, así como para la decisión de medidas a tomar.

En la historia clínica buscaremos todo lo que nos pueda guiar en el diagnóstico, como la actividad del paciente, tiempo de desarrollo de la misma, tipo de calzado, edad, etc.

En el examen físico estudiaremos la movilidad y sensibilidad de la zona afecta. Un estudio biomecánico de la marcha y carrera (si procediera), sería interesante. Es de gran importancia también el estudio de la variaciones anatómicas que pudieran ser fuente del problema.

Se puede leer en la literatura que el diagnóstico de la sesamoiditis suele hacerse cuando se han excluido otras posibles causas de dolor en la zona.

Las radiografías en carga suelen ser la modalidad de imagen inicial de elección. La tomografía computarizada y resonancia magnética puede ser útiles, y parece ser que la gammagrafía ósea detecta casos en los que hay dolor en pacientes con radiografías normales.

¿Cuál es el tratamiento de la sesamoiditis?

Primero mencionar que la literatura en todo lo referente a la sesamoiditis es bastante escasa, sobre todo en relación al tratamiento.

Lo más comúnmente recomendado es lo que sigue:

Buscar consejo por el profesional de la Fisioterapia suele ser la clave. Es de gran importancia el reposo relativo, dar el descanso apropiado a la zona, para la recuperación. De lo contrario la lesión se podría cronificar.

Como he dicho anteriormente, es de interés estudiar las variables anatómicas y si alguna de ellas pudiera ser responsable o contribuyente en la aparición de la lesión, deberías tratar de compensar/modificar cosas, dentro de lo posible.

La educación del paciente es fundamental, consejo sobre qué evitar y la mejor forma de dar reposo relativo sin causar perjuicio a la lesión, posibilidades de tratamiento, etc.

Dentro de un tratamiento menos conservador tendríamos las inyecciones de corticoesteroides y como última opción, como siempre, la cirugía.

Referencias

– McBryde AM Jr., Anderson RB. Sesamoid foot problems in the athlete. Clin Sports Med. 1988; 7(1):51-60.

– Schein, A. J., Skalski, M. R., Patel, D. B., White, E. A., Lundquist, R., Gottsegen, C. J., … Matcuk, G. R. (2015). Turf toe and sesamoiditis: what the radiologist needs to know. Clinical Imaging, 39(3), 380–389. doi:10.1016/j.clinimag.2014.11.011

– Chin, Andrew Y.H. et al. Long-Term Results Using a Treatment Algorithm for Chronic Sesamoiditis of the Thumb Metacarpophalangeal Joint. Journal of Hand Surgery , Volume 38 , Issue 2 , 316 – 321

– Anwar, R., Anjum, S. N., & Nicholl, J. E. (2005). Sesamoids of the foot. Current Orthopaedics, 19(1), 40–48. doi:10.1016/j.cuor.2005.01.001

– Boike, A., Schnirring-Judge, M., & McMillin, S. (2011). Sesamoid Disorders of the First Metatarsophalangeal Joint. Clinics in Podiatric Medicine and Surgery, 28(2), 269–285. doi:10.1016/j.cpm.2011.03.006

– York, P. J., Wydra, F. B., & Hunt, K. J. (2017). Injuries to the great toe. Current Reviews in Musculoskeletal Medicine, 10(1), 104–112. doi:10.1007/s12178-017-9390-y

Photo of author

Jorge Rodríguez

Fisioterapeuta, Máster en Digital Health (cum laude) en Tallinn University of Technology, Miembro del Health and Care Professions Council (HCPC), Experto en Ejercicio Terapéutico y Experto en Redes Sociales. Creador y editor de lafisioterapia.net y FisioComunidad. Apasionado de la divulgación en Fisioterapia y la promoción de la salud, con especial interés en las herramientas digitales como vía para la mejora de la calidad de vida.