Dedo en resorte

Inicio » Artículos » Dedo en resorte

¿Qué es el dedo en resorte?

El dedo en resorte, dedo en gatillo o tenosinovitis estenosante, es una patología relativamente frecuente que afecta a los dedos. Se caracteriza porque el dedo quedará atascado/bloqueado en flexión (dedo «doblado», se dice comúnmente). Al liberar este bloqueo haciendo extensión del dedo (al «estirar» el dedo) se podría escuchar un chasquido. Este chasquido puede ir acompañad de dolor o no. El nombre de dedo en resorte se lo debe a ese momento en el que se libera el tope y se extiende el dedo.

Esta alteración ocurre por la formación de un nódulo en el tendón flexor (el tendón que se encarga de «doblar» el dedo), que ocasiona que éste quede atrapado en la polea A1 cuando se intenta extender el dedo. Para ponernos en situación, los tendones de los dedos corren por unas poleas, siendo la A1 la más cercana a la palma de la mano.

El dedo en resorte es un problema bastante frecuente. Se estima que 28 personas de cada 100.000 tienen dedo en gatillo al año.

Puede darse en personas de cualquier edad, pero es más común en mujeres que en hombres. Dentro del grupo de mujeres, es más común en mujeres de entre 50 y 60 años. La incidencia es mayor en personas con enfermedades como diabetes y artritis reumatoide.

Parece ser más frecuente en el pulgar, aunque también se menciona en la literatura que es bastante común en el dedo anular. Se suele dar en la mano dominante, que normalmente es la derecha.

Signos y síntomas del dedo en resorte

  • Rigidez matutina en el dedo. Dicho en palabras llanas, rigidez mañanera, sensación de que el dedo no se mueve libremente. Por poner un ejemplo, la rigidez es algo parecido a lo que sientes cuando tienes agujetas.
  • Sensación de crujido o chasquido al mover el dedo. Esto puede estar presente o no y a veces el chasquido puede oírse fácilmente. El ruido se debe al choque del nódulo con el ligamento anular transversal – polea A1 (ligamento que rodea al tendón).
  • Aparición de un bulto que se puede tocar. Correspondería con el nódulo del que hablamos anteriormente. Este nódulo se puede palpar al movimiento del tendón y podría doler con una palpación profunda.
  • Los síntomas suelen ser más pronunciados por la mañana que conforme avanza el día.
  • En ocasiones el dedo se quedará bloqueado en flexión y no será posible extenderlo. Esto ocurre cuando el nódulo es muy grande, el ligamento que lo rodea está muy engrosado o ambas cosas a la vez.

Tipos de dedo en resorte

Tenemos 2 tipos:

  • Primario: Hace referencia al que aparece en personas que no tienen otra patología asociada.
  • Secundario: Hace referencia al dedo en gatillo que se da en personas que tienen otras patologías. Ejemplos pueden ser personas con diabetes, artritis reumatoide, etc.

Causas del dedo en resorte

El dedo en resorte o dedo en gatillo se ha dicho en infinidad de ocasiones que está presente en personas que realizan actividades que implican el movimiento repetido de los dedos en flexión. De ahí que en muchas ocasiones se encasille al dedo en resorte como enfermedad profesional. Sin embargo, la literatura científica nos dice que no se conoce con precisión la causa del dedo en resorte. Parece ser que influyen diferentes factores, siendo el anteriormente mencionado uno de ellos. El dedo en resorte se encuentra en un buen número de ocasiones asociado con otras patología como la diabetes, el síndrome del túnel carpiano o la enfermedad de Dupuytren.

Diagnóstico del dedo en resorte

El diagnóstico se determinará por la historia clínica y el examen físico.

La historia clínica nos dará datos sobre el sexo del paciente, las tareas que implica su trabajo, posibles enfermedades que puedan relacionarse con el dedo en gatillo, entre otros muchos datos que pueden ser de ayuda.

El examen físico se realiza pidiendo al paciente que cierre el puño y a continuación extienda los dedos. De esta manera se evidenciarán posibles bloqueos o rigidez, así como un posible chasquido (audible o sentido por el paciente). El chasquido puede no estar presente en casos leves. El paciente nos comunicará si este bloqueo o rigidez se acompaña de dolor y si siente chasquido o resorte.

También es posible, que el dedo quede totalmente bloqueado y no se extienda. El fisioterapeuta deberá ver si el paciente lo puede extender activamente, si requiere un movimiento pasivo o si no es posible extenderlo. De esta manera se determinará el grado de la lesión (ver apartado siguiente)

También se buscará la presencia de un bulto o nódulo, característico del dedo en gatillo.

La presencia de un dedo en gatillo debe llevarnos a valorar los demás dedos para ver si hay más de uno afectado.

Clasificación del dedo en resorte

Hay diferentes clasificaciones del dedo en resorte, en función de los síntomas y la alteración del movimiento. Los expertos no se ponen de acuerdo en cuál es la más conveniente. De hecho son pocos los especialistas que las usan, alrededor del 30%, según la literatura científica.

A continuación te voy a dejar diferentes clasificaciones, haciendo referencia al grado de la lesión, que han ido apareciendo a lo largo de los años:

  • Clasificación de dedo en resorte de Quinnell (1980):
clasificacion de dedo en resorte de quinnell
  • Clasificación de dedo en resorte de Newton y col. (1990):
clasificacion de dedo en resorte de newton
  • Clasificación de dedo en resorte de Eastwood y col. (1992):
clasificacion de dedo en resorte de eastwood
  • Clasificación de dedo en resorte de Patel y col. (1997):
clasificacion de dedo en resorte de patel
  • Clasificación de dedo en resorte de Froimson (1999):
clasificacion de dedo en resorte de froimson

La clasificación anterior parece estar basada en una adaptación de Green y col. Esta adaptación fue realizada en 1997, basada a su vez en una clasificación anterior de Green:

clasificacion de dedo en resorte de green

También merece la pena mencionar otra clasificación que está basada en hallazgos histológicos (de tejidos), Drossos y col. El grado 1 incluye anormalidades leves. La superficie de deslizamiento fibrocartilaginosa todavía es bastante normal. No hay hinchazón, ni quistes, ni fisuras, ni evidencia de vasos sanguíneos formándose en el área. El grado 2 con cambios más moderados. La superficie deslizante está fisurada y adelgazada. La capa intermedia no parece estar volviéndose más gruesa (por el tejido cicatricial), pero la capa interna se reemplaza con tejido fibroso (cicatriz). El grado 3 (severo), la superficie deslizante es muy delgada, con saltos en la capa fibrocartilaginosa y lugares donde falta (se destruyó) por completo.

Tratamiento del dedo en resorte

A continuación voy a exponer brevemente las herramientas que parecen ser más útiles en el tratamiento del dedo en resorte. Lee la información más completa al respecto en Tratamiento del dedo en resorte.

  • Inyecciones de corticoesteroides: Parece que es uno de los tratamientos que presenta más efectividad en el tratamiento del dedo en resorte según diferentes estudios.
  • Cirugía: Cuando las vías conservadoras no han funcionado. Cirugía abierta o liberación percutánea.
  • Órtesis: Se utiliza para inmovilizar y evitar el roce entre el tendón y la vaina, hasta que baje la inflamación. Se recomienda su uso continuo (solo quitarla por temas de higiene) durante 6 semanas. Si no se ha resuelto a las 6 semanas, llevarla hasta 12 semanas.
  • Fisioterapia: Dentro del papel del fisioterapeuta parece ser que su rol principal en este caso sería el de educación del paciente para la prevención y todo lo relativo a consejos sobre la lesión, órtesis, etc.
  • Ondas de choque extracorpóreas: Se está estudiando como una posibilidad, por haber presentado resultados que apuntan en buena dirección en estudios recientes.

Hay que tener presente que la eficacia del tratamiento con una u otra herramienta puede diferir dependiendo del grado de la lesión. No existe una fórmula para todos los casos, ya que cada caso es diferente a los demás.

Referencias

– Patel, M. R., & Bassini, L. (1992). Trigger fingers and thumb: When to splint, inject, or operate. The Journal of Hand Surgery, 17(1), 110–113. doi:10.1016/0363-5023(92)90124-8.

– Newport, M. L., Lane, L. B., & Stuchin, S. A. (1990). Treatment of trigger finger by steroid injection. The Journal of Hand Surgery, 15(5), 748–750. doi:10.1016/0363-5023(90)90149-l.

– Tung, W.-L., Kuo, L.-C., Lai, K.-Y., Jou, I.-M., Sun, Y.-N., & Su, F.-C. (2010). Quantitative evidence of kinematics and functional differences in different graded trigger fingers. Clinical Biomechanics, 25(6), 535–540. doi:10.1016/j.clinbiomech.2010.02.009.

– Giugale, J. M., & Fowler, J. R. (2015). Trigger Finger. Orthopedic Clinics of North America, 46(4), 561–569. doi:10.1016/j.ocl.2015.06.014.

– Eastwood, D. M., Gupta, K. J., & Johnson, D. P. (1992). Percutaneous release of the trigger finger: An office procedure. The Journal of Hand Surgery, 17(1), 114–117. doi:10.1016/0363-5023(92)90125-9.

– Yang TH, Chen HC, Liu YC, et al. Clinical and pathological correlates of severity classifications in trigger fingers based on computer-aided image analysis. Biomed Eng Online. 2014;13:100. Published 2014 Jul 23. doi:10.1186/1475-925X-13-100.

– Huang, H-K & Wang, Jung-Pan & Wang, S-T & Liu, Y-A & Huang, Y-C & Liu, C-L. (2015). Outcomes and complications after percutaneous release for trigger digits in diabetic and non-diabetic patients. The Journal of hand surgery, European volume. 40. 10.1177/1753193415590389.

– K. Drossos, MD, et al. Correlations Between Clinical Presentations of Adult Trigger Digits and Histologic Aspects of the A1 Pulley. In The Journal of Hand Surgery. October 2009. Vol. 34-A. No. 8. Pp. 1429-1435

– Juan M. Giugale, John.R. Fowler. Trigger Finger: Adult and Pediatric Treatment Strategies,
Orthopedic Clinics of North America, Volume 46, Issue 4,2015, pages 561-569, https://doi.org/10.1016/j.ocl.2015.06.014.

– Dala-Ali, Benan & Nakhdjevani, Amir & A Lloyd, Mary & B Schreuder, Frederik. (2012). The Efficacy of Steroid Injection in the Treatment of Trigger Finger. Clinics in orthopedic surgery. 4. 263-8. 10.4055/cios.2012.4.4.263.

– Kuczmarski, Alexander S., Harris, Andrew P., Gil, Joseph A., Weiss, Arnold-Peter C.J Hand Surg Am. 2018 May 16. doi: 10.1016/j.jhsa.2018.03.045.

– Amirfeyz, R., McNinch, R., Watts, A., Rodrigues, J., Davis, T. R. C., Glassey, N., & Bullock, J. (2016). Evidence-based management of adult trigger digits. Journal of Hand Surgery (European Volume), 42(5), 473–480. doi:10.1177/1753193416682917.

– Bekir Yavuz Uçar. Percutaneous surgery: a safe procedure for trigger finger?. N Am J Med Sci. 2012;4(9):401-3. doi:10.4103/1947-2714.100988.

– Yildirim, P., Gultekin, A., Yildirim, A., Y., A., & Tok, F. (2016). Extracorporeal shock wave therapy versus corticosteroid injection in the treatment of trigger finger: a randomized controlled study. Journal of Hand Surgery (European Volume), 41(9), 977–983. https://doi.org/10.1177/1753193415622733.

– Salim, N & Abdullah, Shalimar & Sapuan, Jamari & H M Haflah, N. (2011). Outcome of corticosteroid injection versus physiotherapy in the treatment of mild trigger fingers. The Journal of hand surgery, European volume. 37. 27-34. 10.1177/1753193411415343.

Photo of author

Jorge Rodríguez

Fisioterapeuta, Máster en Digital Health (cum laude) en Tallinn University of Technology, Miembro del Health and Care Professions Council (HCPC), Experto en Ejercicio Terapéutico y Experto en Redes Sociales. Creador y editor de lafisioterapia.net y FisioComunidad. Apasionado de la divulgación en Fisioterapia y la promoción de la salud, con especial interés en las herramientas digitales como vía para la mejora de la calidad de vida.

2 comentarios en «Dedo en resorte»

    • Digamos que dentro de su definición más generalizada, esta opción no sería la que comúnmente nos encontremos en la literatura. Sin embargo, supongo que si tras el aplastamiento, el dedo presenta los síntomas propios del dedo en resorte, la respuesta podría ser «sí».

Los comentarios están cerrados.