Tendinopatía del tibial posterior: causas

Qué causa la tendinopatía del tibial posterior

Esta entrada está destinada a darte una visión general de las principales causas de una de las lesiones más desconocidas en el mundo del deporte y, por consiguiente, una lesión cuyo manejo se suele antojar bastante complicado. Te hablo de la tendinopatía del tibial posterior, que con mejor criterio, se suele llamar disfunción del tendón del tibial posterior.

Como ya te comenté en un artículo anterior, la tendinopatía del tibial posterior es una lesión por sobreuso que afecta al tendón del músculo tibial posterior, principalmente de corredores y senderistas, y que a menudo se suele confundir con la periostitis tibial.

A continuación te dejo un vídeo resumen con la definición, signos y síntomas, para que profundices un poco más en el tema:

Como acostumbro a hacer, voy a dividir la causas y/o factores de riesgo de esta lesión en dos grupos, errores de entrenamiento y material defectuoso y factores anatómicos y biomecánicos.

Errores de entrenamiento y material defectuoso

  • El siempre mencionado en este blog, demasiado, demasiado rápido, demasiado pronto. Cuando empiezas a correr más de lo que acostumbras, haces entrenamiento de velocidad o entrenamiento en cuestas, cuando tu cuerpo no está acostumbrado a ello. Esto se podría decir de otra manera, cuando aumentas el kilometraje, la intensidad y la frecuencia de tu entrenamiento demasiado y demasiado rápido. Todo incremento o cambio en tu entrenamiento debe ser paulatino, poco a poco.
  • Calzado inadecuado. Si tienes pies planos y tus tobillos tienden a pronar de manera excesiva (difícil saber qué es excesivo en cuanto a pronación se refiere), teóricamente, un calzado que reduzca dicha pronación va a reducir el estrés al que es sometido el tendón del tibial posterior.
  • Debilidad muscular. Cuando los músculos más importantes de la pantorrilla (por su labor en la flexión plantar de tobillo), sóleo y gemelos, son débiles, esto puede significar más estrés sobre el tendón del tibial posterior.
  • La técnica de carrera puede jugar un importante papel aquí, debido a que se cree que en función de como pises, habrá un mayor o menor estrés en unas articulaciones u otras. El correr apoyando en antepié (parte delantera del pie) va a poner más estrés en el área del tobillo y el correr en talón, en la zona de la rodilla.
  • Parece ser que una pobre flexibilidad de los músculos de la pantorrilla, juegan también su papel en la tendinopatía del tibial posterior.

Factores anatómicos y biomecánicos

  • Pronación excesiva, lo que se traducirá en un mayor estrés al que es sometido el tendón del tibial posterior.
  • Pies planos, lo que suele ir asociado al punto mencionado con anterioridad, la pronación excesiva.
  • Alto índice de masa corporal (IMC). Un alto índice de masa corporal significa fuerzas excesivas impuestas a los tejidos a causa del peso adicional y, por tanto, más posibilidad de lesionarte.

Otros causas y/o factores de riesgo a tener en cuenta son:

  • Fracturas de huesos que guarden relación con el tobillo y/o el pie, esguinces o golpe directo.
  • La edad y sexo juegan un papel importante también, a mayor edad más riesgo y al parecer es más frecuente en mujeres de mediana edad.
  • Afección neurológica debida a la diabetes u otras enfermedades que cursen con neuropatía (afección nerviosa periférica).
  • Cambios degenerativos en las articulaciones del pie y tobillo que, directa o indirectamente, guarden relación con el tendón del tibial posterior.

¿Crees que me he dejado algo en el tintero? Ayúdame a mejorar el artículo, toda opinión es bien recibida y nos ayuda a mejorar.

La fotografía es de domnio público de Pixabay.

9 thoughts on “Tendinopatía del tibial posterior: causas”

    1. Hola Laura. Dependerá del caso en cuestión. Hay que ver qué causó la lesión y actuar en función a ello. Por ejemplo, si el problema es un pie plano de libro, quizás sean necesarias unas plantillas; si el problema es debilidad muscular, por aquí empezaríamos y así sucesivamente. No hay una receta para el tratamiento, depende del porqué. Un saludo.

    1. Hola Matilde. Me temo que esa no es la mejor herramienta. Podría pensarse que serviría para limitar la posible pronación excesiva si se tuviera, pero para eso es mucho mejor un vendaje funcional de toda la vida. Quizás tenga su papel para aliviar el dolor a corto plazo. De cualquier manera, yo personalmente no lo utilizo para esta lesión. Te dejo un enlace para que leas un poco más sobre las utilidades reales del vendaje neuromuscular (según la evidencia científica) http://lafisioterapia.net/kinesiotaping-no-kinesiotaping-resumen-la-evidencia. Un saludo.

  1. Hola Jorge, muy buen artìculo, en un tobiilo de éstos en fase 4 ayudaría el uso de tobillera para estbilidad en las actividades diarias? Para un paciente que tiene que pasar largos periodos de tiempo en pie.
    Gracias

    1. Hola Diego. Muchas gracias por tu comentario. En ese caso, el paciente ya tiene deformidad y los estudios dicen que el tratamiento debe orientarse a buscar la manera de que el paciente esté más cómodo (ya que a estas alturas la deformidad no es corregible).La tobillera puede que alivie un poco el dolor, por aquello de la compresión, pero poca cosa. En cuanto a dar estabilidad las órtesis y zapatos a medida suelen ser una buena opción, mucho mejor que una tobillera (se ha de buscar algo rígido, la tobillera no aguantaría el peso corporal). No es raro que recomienden cirugía. Te dejo un estudio de hace unos años, pero que seguramente encuentres interesante http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC534847/#!po=96.8750. Un saludo.

  2. Buenas! Enhorabuena por el artículo, muy bueno! Mi pregunta es, cuando te haces un esguince de tobillo, se ve afectado el tibial posterior siempre o depende o no tiene por qué? O dicho de otra forma, habría que tratar también el tibial posterior después de un esguince de tobillo?

    1. Muchas gracias, Hugo. Si el tibial posterior no está afectado, no hay que tratarlo. El que tiene un esguince podría tener predisposición a la tendinopatía del tibial posterior, pero eso no quiere decir que en un esguince se dañe el tibial posterior. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *