Tendinopatía del tibial posterior

Tendinopatía del tibial posterior

Coomo pasa con otras tendinopatías, esta lesión puede ir más allá y causar, incluso, una ruptura del tendón. Por ello, se han determinado diferentes fases que van de la tendinopatía a la adquisición de pie plano, englobando éstas en lo que se llama disfunción del tendón del tibial posterior.

Antes de nada, te recomiendo que leas las entrada Músculo tibial posterior, lo que debes saber y Causas de la tendinopatía del tibial posterior, para una mejor comprensión de este artículo.

Dicho esto, me dispongo a darte una visión completa, de fácil comprensión y basada en lo que los “tíos listos” dicen, de lo que esta lesión es, así como sus síntomas y signos más destacados.

La tendinopatía del tibial posterior, como pasa con otras lesiones de las que ya te he hablado (por ejemplo, tendinopatía de Aquiles, rodilla del corredor, periostitis tibial, síndrome de la cintilla iliotibial o fascitis plantar), es una lesión por sobreuso. Afecta al tendón del músculo tibial posterior de corredores, senderistas y otras personas que practiquen deportes de impacto. Esta lesión habitualmente se confunde con la periostitis tibial, esguince de tobillo, artritis y/o la tendinitis aquílea, sobre todo, por fisioterapeutas, médicos, podólogos, etc., poco experimentados o que han tenido poco contacto con lesiones en corredores.

Esta lesión se presenta más comúnmente en mujeres de más de 40 años, así como personas con sobrepeso, obesidad, diabetes, hipertensión y/o pies planos.

Síntomas de la tendinopatía del tibial posterior

Para hablar de los síntomas, voy a dividirlos en función de las diferentes etapas en la que se presenta la lesión, las diferentes fases de la disfunción del tendón del tibial posterior:

Fase I:

  • Dolor en la parte de dentro del tobillo, por detrás del maleolo interno (la prominencia ósea de la parte de dentro del tobillo). Para una mejor comprensión, puedes ver la foto.
Tendinitis del tibial posterior

Zona de dolor en la disfunción del tibial posterior

  • Dolor a la palpación del tendón.
  • Dolor al hacer el movimiento de inversión del pie (planta del pie mirando hacia dentro), sobre todo, contra una resistencia. También puede aparecer dolor al estirar el músculo tibial posterior, haciendo eversión (planta del pie mirando hacia fuera).
  • Inflamación alrededor del tendón.
  • Serás capaz de estar de pie a la pata coja y de puntillas, aunque puede que te duela.

Fase II:

A lo anterior le sumaríamos…

Pie plano adquirido

By Drvgaikwad (Own work) [CC BY-SA 3.0 or GFDL], via Wikimedia Commons

  • Incapacidad de mantenerse de puntillas a pata coja. En este momento el tendón ha perdido su capacidad de soportar el peso de tu cuerpo y cuando trates de mantenerte a una pierna, notarás una debilidad que te impedirá la ejecución.
  • El arco del pie aparece aplanado, debido a la caida del arco plantar. Este aplanamiento se puede corregir pasivamente.
  • A estas alturas, el músculo no cumple con su función correctamente.

Fase III:

A lo anterior le sumaríamos…

  • La deformidad del pie (pie plano) no se puede modificar pasivamente, es fija. Los huesos del arco del pie van a colapsar y nos será imposible devolverles su posición normal.
  • Se pueden apreciar cambios degenerativos en la articulación subastragalina. La adquisición de pie plano, va a llevar a un mal funcionamiento de esta articulación y su consequente deterioro.
Articulación subastragalina

Copyright ©  de Andrew Magill (modificada) disponible bajo licencia CC BY 2.0

Fase IV:

A lo anterior le sumaríamos…

  • Hay degeneración incluso en la articulación tibioperoneoastragalina (la articulación del tobillo). La razón, es la descrita en la fase anterior,  con respecto a la articulación subastragalina.
Articulación tibiotarsiana

Copyright © de Andrew Magill (modificada) disponible bajo licencia CC BY 2.0

Como dato de interés, no quiero finalizar esta entrada sin antes decirte que a la disfunción del tendón del tibial posterior se la conoce como pie plano adquirido de adulto. Te lo digo por aquello de que quizás la encuentres con este nombre cuando leas algún libro, revista o artículo.

Si eres lector habitual de este blog, sabes de antemano que toda la información que comparto es basada en estudios u otros documentos de calidad contrastada. Esta vez no va a ser menos, las fuentes consultadas han sido: A Patient’s Guide to Adult Acquired Flatfoot Deformity del Royal National Orthopaedic Hospital (RNOH) , Tibialis posterior tendinopathy del Leed Community Healthcare y Tibialis posterior dysfunction: a common and treatable cause of adult acquired flatfoot de Julie Kohls-Gatzoulis y col.

Aquí os dejo un resumen a modo de vídeo, para los que seáis más de imágenes:

Espero tus comentarios, si quisieras compartir o preguntar algo. Por favor, aporta tu granito de arena si lo crees necesario, compartir es aprender y aprender es mejorar.

La foto de cabecera es dominio público (CC0 Public Domain), procedente de Pixabay.

2 thoughts on “Tendinopatía del tibial posterior”

  1. Y si hace rotación interna de tibia, tendria algo que ver con la falta fe flexión de rodilla? O en la evaluación al encontrar una espina tibial lateralizada???

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *