Síndrome del seno del tarso

Síndrome del seno del tarso

¿Qué? ¿Qué? Quééé es eso? Lo sé, otro palabro a añadir a este blog… “síndrome del seno del tarso”. Probablemente, has llegado a este artículo porque, o bien eres fisioterapeuta y quieres saber más sobre esta lesión, o porque eres tan desafortunado que te has lesionado. En ambos casos, le puedes sacar partido a esta entrada, ya que es de muy fácil comprensión.

Vamos a empezar con lo básico, definamos “seno del tarso” para los que no saben lo que es… El seno del tarso es una cavidad situada en la zona del tobillo don normalmente notas dolor cuando tienes un esguince lateral de tobillo. Para aquellos que tienen un cierto conocimiento de anatomía, esta cavidad se encuentra entre el hueso calcáneo y el astrágalo. En esta cavidad puedes encontrar muchas estructuras, como ligamentos, tendones, vasos sanguíneos o cápsula articular (más abajo os muestro dos ilustraciones para una mejor comprensión).

Ahora, centrémonos en el tema que nos ha traído aquí…¿qué es el síndrome del seno del tarso? Como es habitual, creo que la mejor manera de explicar de qué se trata una lesión es analizar cada una de las palabras que conforman el nombre de la lesión.

Síndrome: es la asociación de los signos y síntomas de una afección, cuya causa puede ser conocida o no. Cuando escucho o leo la palabra síndrome, se me queda cara de circunstancia porque probablemente signifique que no se sabe mucho de la lesión en cuestión.

Seno: de la palabra latina “sinus”, es una cavidad en un hueso u otro tejido. En la animación de abajo, el seno es el hueco que se aprecia entre el hueso de color morado y el amarillo, en la parte anterior.

Tarso: viene de la palabra “tarsi” que es el plural de “tarsus” (tarso), siendo el tarso el conjunto de siete huesos situado entre los huesos de la pierna (peroné y tibia) y los metatarsos. En la animación de abajo el tarso se corresponde con los huesos de colores.

Síndrome del seno del tarso
Vídeo de BodyParts3D por DBCLS. [CC BY-SA 2.1 jp], via Wikimedia Commons

Sí, lo sé, hasta ahora no tienes ni idea de lo que es el síndrome del seno del tarso. Lo siento, pero es necesario conocer los conceptos básicos para poder entender mejor lo que conlleva la lesión.

Como ocurre con muchas otras lesiones, hay serias lagunas en cuanto a lo que sabemos sobre el síndrome del seno del tarso. De hecho hay autores que hablan del síndrome del seno del tarso cuando se refieren a la inestabilidad de la articulación subastragalina (articulación entre los huesos astrágalo y calcáneo, también llamada astragalocalcánea), como se puede leer en Sinus tarsi syndrome and subtalar joint inestability de Pisani G y col.

De cualquier modo te voy a dar la información que más barajan los “tíos listos”:

El síndrome del seno del tarso es una lesión caracterizada por dolor en la zona anterolateral (anterior+lateral) del tobillo, que ocurre cuando has tenido lesiones traumáticas en el tobillo. Por lesiones traumáticas, me refiero a los esguinces de tobillo o lesiones por esfuerzo repetitivo debido a un estrés excesivo en la zona. Todo esto implica tener un tobillo poco estable. Si nos damos una vuelta para ver lo que los “tíos listos” dicen de esta lesión nos encontramos con la siguiente definición “el síndrome del seno del tarso es una condición del tobillo y el pie que resulta de la inestabilidad de la articulación subastragalina. Los atletas con esta condición suelen tener quejas de inestabilidad en actividades funcionales y persistentes molestias en el tobillo anterolateral”, sacado de Examination and Intervention for Sinus Tarsi Syndrome de Kevin Helgeson. 

El seno del tarso contiene tejidos que contribuyen a la estabilidad y la propiocepción del tobillo. Según el anterior estudio nombrado, el síndrome del seno del tarso tiene como comienzo una lesión ligamentosa, que causará inestabilidad de la articulación subastragalina y esto, a su vez, sinovitis (inflamación de una membrana que reviste la articulación, llamada membrana sinovial) e infiltración de tejido fibrótico en el seno del tarso, causando dolor.

Un poco más de información, para profesionales de la salud, sobre en qué consiste la inestabilidad de la articulación subastragalina, se puede encontrar en Subtalar instability. Etiology, diagnosis, and management de Keefe DT y col.

Seno del tarso

Foto de la Wikipedia bajo licencia CC BY-SA 3.0 Unported

Para aquellos profesionales que quieran leer una posible explicación de lo que el síndrome del seno del tarso implica, recomiendo echar un ojo al estudio Sinus tarsi syndrome: what hurts? de Herrmann M y col.

Síntomas y signos del síndrome del seno del tarso

El síndrome del seno del tarso se caracteriza generalmente por:

  • Dolor profundo en la zona anterolateral del tobillo.
  • Dolor en el seno del tarso al final del rango de movimiento de supinación con flexión plantar del tobillo (inversión).
  • Posible irradiación del dolor hacia la zona externa de la pierna.
  • Posible inestabilidad de la articulación tibioperoneoastragalina, unida a la mencionada subastragalina. Lo notarás en actividades tan sencillas como caminar sobre terreno irregular o bajando cuestas o escaleras.
  • Posible pérdida de fuerza de los músculos implicados (músculos de la pantorrilla: gemelo, sóleo, tibial posterior y músculos peroneos, entre otros).
  • Pobre propiocepción que se traduce en un control pobre, debido al hecho de que los ligamentos se ven afectados.
  • El correr y saltar se puede convertir en un imposible.

EL síndrome del seno del tarso es una lesión poco entendida entre los profesionales de la salud, lo que se puede traducir, en ocasiones, en un pobre diagnóstico y, en consecuencia, pobre tratamiento.

Espero que esta entrada te haya resultado interesante. Si tienes algo que aportar o quieres decirme lo equivocado que estoy, no tienes más que dejar un comentario. Recuerda, compartir es aprender y aprender es mejorar.

La foto de cabecera es domino público de Pixabay.

4 thoughts on “Síndrome del seno del tarso”

  1. Hola, me parece interesante puesto que tengo un paciente que podría tener este síndrome, me gustaría saber de que forma se podría tratar con la fisioterapia… Gracias

    1. Hola Laura. Parece ser que el tratamiento debe ir orientado a mejorar la estabilidad de la articulación subastragalina y de la tibioperoneoastragalina. Ejercicios de propiocepción son un más. Muchas veces es útil echar mano (a corto plazo) de herramientas que ayuden a mejorar esa estabilidad o al menos dar más seguridad al paciente (por ejemplo tape o tobillera). Plantillas a medida podrían ser también de ayuda. Espero haberte sido de ayuda. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *