Propiocepción es prevención

Propiocepción es prevención

Esta es una de esas entradas que deberías guardar en favoritos desde ya. Te he comentado en infinidad de ocasiones que el tema de la evidencia científica es un mundo muy oscuro, por diversas razones entre las que está el hecho de que nada es evidente. Lees y lees y cuando crees que has llegado a una conclusión, encuentras un artículo que dice lo contrario, por no decir que todo es “puedes ser que”, “quizás”, “se cree que”, etc. Los pacientes no saben, ni quieren saber de estudios, es más, la mayoría de ellos cree que debe haber un tratamiento infalible para toda lesión. Me temo que eso se aleja de la realidad.

Pero, gracias a quien sea (Dios si eres creyente) por una vez puedo hablar de algo que parece que está bastante claro de acuerdo a estudios científicos de bastante calado: LA PROPIOCEPCIÓN FUNCIONA PARA PREVENIR LESIONES.

Muchos os preguntaréis, “¿de qué me está hablando este?”. Para todos aquellos que vais al gimnasio y habéis visto a la típica persona que está subida, a pata coja, a uno de esos balones azules que da la impresión de que lo han partido en dos y le han puesto una tapa… eso es propiocepción y esa persona está haciendo un entrenamiento muy útil para prevenir lesiones. Hay otros que lo hacen en una especie de “flotador aplastado”. Sigue siendo propiocepción.

He aquí un ejemplo:

Antes de empezar a bombardearte con estudios, voy a explicarte de forma muy breve lo que es la propiocepción. La propiocepción viene a ser el sentido que informa a tu cabeza de dónde están las diferentes partes de tu cuerpo y sus movimientos,  el sentido que te permite saber dónde está una parte deteminada de tu cuerpo sin tener que mirarla. Propiocepción es la percepción de tu propio cuerpo. Si quieres saber un poco más acerca de la propiocepción, lo único que debes hacer es pinchar en los siguientes enlaces, que son otras entradas de este mismo blog: ¿Qué es la propiocepción? y Propiocepción y running.

Aquí empiezo con los papelitos con palabrejas raras. Como de costumbre, empezando de forma cronológica, para ir viendo la evolución del tipo de estudios y la dirección de los mismos.

Allá por 2004, el estudio The effect of a proprioceptive balance board training program for the prevention of ankle sprains: a prospective controlled trial de Verhagen E y col. ya nos habla del papel de la propiocepción en la prevención de esguinces recurrentes de tobillo en jugadores/as de voleibol.

Nos vamos a 2007 y encontramos el estudio Prevention of sports injuries: systematic review of randomized controlled trials de Aaltonen S. y col. donde parece ser que ejercicios de equilibrio (propiocepción), formando parte de un programa con otro tipo de ejercicios, ayudan a la prevención de lesiones. Ahora me dirás…”Jorge, en ese resumen no pone nada de ejercicios propioceptivos”, y por eso te dejo el enlace al estudio completo.

Nota: Los “tíos listos” con nombres raros de este estudio son finlandeses, buena gente los finlandeses, siempre me han tratado como un rey.

En 2009, en el estudio Neuromuscular training for rehabilitation of sports injuries: a systematic review de Zech A y col. nos dicen que la propiocepción puede ser efectiva en la prevención de lesiones recurrentes de tobillo y rodilla, así como en la mejora de la funcionalidad articular.

En 2010 podemos leer Neuromuscular training for sports injury prevention: a systematic review de Hübscher M y col. En cuanto a este estudio te voy a dar más datos, de esos que realmente interesan: número de repeticiones, días…. Un ejemplo de uno de los estudios en los que se basa esta revisión nos habla de realizar 20 minutos de ejercicio en un tablero inestable, 7 veces por semana durande 6 semanas y a partir de ahí una vez por semana el resto de la temporada deportiva. En total, el programa llevaría más de 6 meses.

En 2012, en The effectiveness of neuromuscular warm-up strategies, that require no additional equipment, for preventing lower limb injuries during sports participation: a systematic review de Herman K y col. nos encontramos de nuevo con la propiocepción como parte de un programa de entrenamiento de más de 3 meses de duración, que parece ser eficaz para la prevención de lesiones del miembro inferior.

Nos vamos al 2013 con The effectiveness of exercise interventions to prevent sports injuries: a systematic review and meta-analysis of randomised controlled trials de Jeppe Bo Lauersen y col. y nos encontramos con más de lo mismo.

En 2014, más de finlandeses, Interventions to prevent sports related injuries: a systematic review and meta-analysis of randomised controlled trials de Leppänen M y col. En este caso el entrenamiento propioceptivo no forma parte de un programa sino que se lleva a cabo de forma independiente y parece ser efectivo para la prevención de lesiones.

Seguimos en 2014 y el estudio The effectiveness of proprioceptive training in preventing ankle sprains in sporting populations: a systematic review and meta-analysis de Schiftan GS y col. nos muestra de nuevo la evidencia de que la propiocepción funciona para prevenir esguinces de tobillo recurrentes.

Claves a recordar, que personalmente saco de estos estudios: LA PROPIOCEPCIÓN FUNCIONA COMO MÉTODO DE PREVENCIÓN, DEMOSTRADO EN DIFERENTES DEPORTES, TANTO FORMANDO PARTE DE UN PROGRAMA DE ENTRENAMIENTO COMO DE FORMA INDEPENDIENTE, PRINCIPALMENTE PARA PREVENIR LA RECURRENCIA DE LESIONES.

Ahora está totalmente prohibido que vayas a la consulta del fisio y se de la típica situación:

Paciente: “Es el segundo esguince de tobillo que tengo este año”

Fisio: “¿Hiciste ejercicios propioceptivos tras el primer esguince?

Paciente: “¿ Propio…qué?

Fisio hablando para sí mismo: ” Eso va a ser que no”

Son muchos los estudios sobre propiocepción que se encuentran en la literatura. Aquí sólo te he dejado enlaces a unos pocos de ellos, para que te hagas una idea de cuál es la evidencia sobre la propiocepción. Espero que te sea de utilidad.

Como siempre digo, siéntete libre de añadir algo más o decirme lo equivocado que estoy. Todo suma.

La foto es de dominio público de Pixabay.

6 thoughts on “Propiocepción es prevención”

  1. Excelente información, como Médico del deporte me intereso por mejorar la calidad de movimiento, de vida de mis pacientes deportistas o no. Seguiré tu blog, te parece compartir casos – basados en evidencia, sería fantástico,

    1. Muchas gracias, Jessica. Me alegra que encuentres mi blog de utilidad. A ver si en el futuro y teniendo un poco más de tiempo, puedo responder a tu petición. De cualquier manera, como siempre digo, mi blog está abierto a todo el que quiera aportar su grano de arena, así que tómate la libertad de compatir casos tú misma, si lo creyeras oportuno. Un saludo.

  2. Magnífico análisis. En clases de rehabilitación física para adultos, se nos indicó que lo “ideal” es que todos realizaramos ejercicios de tres tipos, estiramiento, fuerza y equilibrio, debiéndose entender por esto último, ejercicios de propiocepción. Sin embargo, la realidad es otra y, como bien dices, la generalidad no conoce este término que es muy útil para todo tipo de personas, mayores o no, deportistas o sedentarios.

  3. Hola!como siempre genial toda la información aue nos aportas,pero, creo que falta una de las oreguntas que se hace todo el mundo,que igual esta en el texto pero no he sabido ver.¿cuando se debe hacer la propiocepción?¿antes o después del entrenamiento?gracias saludos!

    1. Hola, Jessica. La propiocepción debe ser una parte específica del entrenamiento, ni antes ni después, sino en él. Por ejemplo, si fueras futbolista… como parte del entrenamiento harías ejercicios de fuerza, de coordinación, de velocidad y, además de propiocepción, para prevenir lesiones cuando juegues un partido. Espero haber resuelto tu duda. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *