Periostitis tibial: causas

Causas de la periostitis tibial

Antes de hablar de las causas de la periostitis tibial, aquí tienes un breve resumen de esta lesión: la periostitis tibial es una lesión por sobreuso que se define como  dolor en la cara posteromedial de la tibia y que a menudo se encuentra en la porción media o distal (zona de la pierna más cercana al tobillo). Es una lesión muy frecuente y que afecta sobre todo a corredores, representando aproximadamente entre el 13% y el 17% de todas las lesiones relacionadas con la carrera. Aunque, también está presente en futbolistas, jugadores de baloncesto, tenistas y bailarinas/es, entre otros. De acuerdo con estudios científicos, las mujeres son más propensas a padecer esta lesión que los hombres.

Y aquí están las causas y/o factores de riesgo de la periostitis tibial:

Errores de entrenamiento y equipo defectuoso

  • Ser un corredor inexperto.

Esta lesión es más común en los atletas que han estado corriendo un corto período de tiempo, en comparación con aquellos que han corrido por un período más largo (por encima de aproximadamente 5 años).

  • El uso de órtesis (plantillas).

Se relaciona con la periostitis tibial. Esto es muy interesante, ya que se supone que deben reducir la pronación excesiva, que a su vez es otra posible causa de periostitis tibial. Así que las plantillas son la causa de la lesión para algunas personas y la solución para otras.

  • Incremento de la actividad demasiado rápido.

El aumento de kilometraje, la intensidad y la frecuencia de tu entrenamiento demasiado y demasiado rápido (de nuevo el famoso “demasiado, demasiado pronto, demasiado rápido”).

  • El exceso de entrenamiento en cuesta.
  • Desequilibrio muscular y falta de flexibilidad.

Especialmente cuando los músculos de la pantorrilla están muy tensos lo que lleva a una pronación del pie prolongada y/o de alta velocidad.

  • Debilidad de los músculos de la pantorrilla 

A menudo se relaciona con tensión y/o fatiga. Conduce a una alteración de la biomecánica y, por tanto, estrés en la tibia.

  • Debilidad del “core” (núcleo).

Un buen “core” (musculatura de la parte baja del tronco) es importante para tener un buen control en el ejercicio.

  • Calzado inadecuado.

Tipo incorrecto de zapatillas para tu tipo de pisada. Aunque este apartado crea todavía mucha controversia.

Además hay investigadores que dicen que la debilidad o disfunción de los músculos intrínsecos del pie (músculos alojados en los pies) podría ser otra causa. Por ejemplo, el uso excesivo del músculo flexor largo de los dedos (puedes ver este músculo en la entrada del tendón de Aquiles, para entender el porqué).

Factores anatómicos y biomecánicos

  • Alto índice de masa corporal (IMC).

Un alto índice de masa corporal significa fuerzas excesivas impuestas a los tejidos a causa del peso adicional y, por tanto, más posibilidad de lesionarte.

  • Pronación excesiva.

Las personas con pies planos son especialmente propensos a esta lesión, debido a su tendencia a la pronación excesiva.

  • Incremento de la rotación externa de cadera.

Aunque hay algún estudio que sugiere que el incremento, tanto de rotación externa como interna, (cuando el muslo rota hacia fuera) es un factor de riesgo para padecer periostitis tibial.

Otras cosas que deberíamos tener en cuenta en el examen físico son las posibles anormalidades de la rodilla (varo y valgo [rodillas hacia fuera o hacia dentro]), torsión tibial, anteversión femoral (fémur hacia delante), anomalías del arco del pie o una discrepancia de la longitud de las piernas (una pierna más larga que otra). Además, podría ser que las disfunciones de la columna vertebral, las articulaciones sacroilíacas y la pelvis pudieran contribuir a las lesiones de la extremidad inferior.

Cabe destacar, también, que los atletas con una historia previa de periostitis tibial y antecedentes de fractura por estrés son más propensos a desarrollar periostitis tibial y que una pobre condición física aeróbica y tabaquismo están relacionados con esta lesión.

Aquí os dejo algunos de los artículos en los que podéis leer un poco más sobre el tema: Risk factors associated with medial tibial stress syndrome in runners: a systematic review and meta-analysis de Newman P y col., Risk factors for medial tibial stress syndrome in physically active individuals such as runners and military personnel: a systematic review and meta-analysis de Hamstra-Wright KL y col., Incidence and risk factors for medial tibial stress syndrome and tibial stress fracture in high school runners de Yagi S y col., The role of proximal dynamic joint stability in the development of exertional medial tibial pain: a prospective study de Ruth Verrelst y col., Medial tibial stress syndrome: conservative treatment options de R. Michael Galbraith y col.

¿Crees que me he dejado algo en el tintero? Ayúdame a mejorar el artículo, toda opinión es bien recibida.

La fotografía es de domnio público de Pixabay.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *