Periostitis tibial

Síndrome de dolor medial de la tibia

Zoltán Balogh, paratriatleta y paciente

La periostitis tibial, también llamada síndrome de estrés medial de la tibia, es una lesión por sobreuso o estrés repetido definida como dolor en la cara medial de la tibia, a menudo situado en la parte media o distal (final) de la tibia. Es una de las lesiones más comunes entre los corredores.

Diferentes nombres

Esta lesión en inglés se llama “shin splints” que significa dolor en la espinilla, lo cuál es muy interesante. Imagina que vas al médico y te dice que tienes “shin splints”, bueno pues te ha dicho lo que ya sabes, que te duele la espinilla.

Otro ejemplo para que te quede más claro: “¿Alguna vez has ido al médico porque te dolían las lumbares y el dolor te estaba volviendo loco?” Si tu respuesta es “sí”, tu médico te habrá dicho enseguida: “Me temo que tiene una lumbalgia”. Bueno, esto es exactamente lo mismo que sucede con “shin splints”. Lumbalgia significa dolor de lumbares, un gran “diagnóstico”. Causas, factores de riesgo, etc.; que te informen de qué te está pasando, que no te digan lo que ya sabes. Yo soy el primero que le dice a mis pacientes que tienen “shin splints”, así que asumo mi culpa (aunque siempre con la explicación pertinente y un enlace a mi blog, hay que aprovechar la oportunidad para promocionarse).

Sigamos con el tema que nos atañe. Es posible que encuentres en diferentes medios escritos que esta lesión es también llamada dolor por esfuerzo medial de la tibia, síndrome sóleo y síndrome de estrés tibial. Usa el nombre que más te guste, eso no va a cambiar nada.

Diferentes teorías

Hay muchas teorías sobre las causas de esta lesión. Por un lado, existe la teoría de tracción según la cual los músculos de la pantorrilla ejercen tracción sobre el periostio (membrana que cubre la superficie externa de los huesos) causando inflamación y una eventual producción de hueso. Se pensaba que el músculo sóleo era el principal problema, aunque más tarde el tibial posterior y el flexor largo del dedo gordo (flexor del músculo del dedo gordo del pie) se unieron a la fiesta. Posteriormente, el flexor largo de los dedos (músculo flexor de los dedos del pie) se les unió también. En resumen, según esta teoría, debes asegurarte de que tus músculos de la pantorrilla están funcionando correctamente para evitar la periostitis tibial.

Músculos relacionados con la periostitis

Otra teoría es que esta lesión se trata de una reacción de estrés causada por una carga crónica y repetida que induce fuerzas de flexión de la tibia. Esto causará un daño que será reparado, pero el estrés repetido provocará un daño por encima del umbral de una posible reparación, siendo éste el problema y el punto de partida de la lesión. También se dice que unos músculos débiles tienen algo que ver con esto, ya que estos músculos no pueden trabajar en contra de las fuerzas de flexión que induce la carga repetida..

Hoy en día, la teoría que parece ser más aceptada como causa de la periostitis tibial es una combinación de tracción de la cubierta del hueso (periostio) por los músculos de la pantorrilla con cargas repetidas crónicas de la tibia que hará que se inflame en la etapa aguda y se degenere en la crónica.

En el artículo Medial tibial stress syndrome de Reshef N y col. puedes encontrar más información sobre lo explicado en párrafos anteriores.

Signos y síntomas

  • El síntoma principal es el dolor a lo largo del borde interno de la tibia (espinilla). Normalmente, este dolor se encuentra a lo largo de la parte posteromedial de la tibia (parte postero-interna), por lo general en el tercio medial o distal (en la parte central o final de la tibia).
  • La zona también suele estar sensible a la palpación y es común encontrar una especie de nódulos.
    Periostitis tibial

    Zona típica afectada por periostitis

  • El dolor se presenta como dolor inducido por la carrera.
  • Generalmente tendrás dolor al iniciar el ejercicio y puede que desaparezca una vez que lleves corriendo un rato. Cuando la lesión empeora, el dolor está presente durante todo el entrenamiento/carrera o durante una actividad de baja intensidad.
  • Cuando la lesión está en una fase incluso más avanzada, el dolor se nota incluso después de la actividad y puede estar presente en reposo. En este caso, es común tener dolor durante unos días, incluso sin correr.
  • La flexión plantar del tobillo y flexión de los dedos (movimiento hacia abajo del pie y los dedos) podría causar dolor. Puede que tengas rigidez y notes los gemelos cargados.

 

Resumamos…

El mecanismo lesivo no se tiene claro, hasta el momento sólo se barajan teorías como pasa en muchas otras lesiones (siento decir esto, pero hay muchas cosas por estudiar y entender verdaderamente).

Otra cosa que debes tener en cuenta es que no debes confundir esta lesión con otras como son la tendinopatía del tibial posterior, el síndrome compartimental o la fractura de estrés de la tibia. Por otro lado, hay teorías que dicen que la fractura de estrés es a lo que se llega cuando la periostitis tibial (o síndrome de dolor medial de la tibia) está muy avanzada, aunque hay estudios que dicen que son dos lesiones totalmente diferentes.

Si quieres conocer las causas de esta lesión, sigue este enlace Periostitis tibial: causas.

Foto de cabecera cedida por Zoltán Balogh (paciente de mi clínica). La segunda foto es dominio público del libro Anatomía de Gray, cogida de la Wikipedia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *