La rodilla del corredor: causas

Las causas del la rodilla del corredor

He escuchado muchas veces “mi fisio me ha dicho que tengo la rodilla del corredor y que es causada por una mala alineación de la rótula” o “mi fisio dice que tengo la rodilla del corredor porque tengo una pronación excesiva y mis glúteos son débiles”. Como te dije en una entrada anterior, no hay consenso sobre prácticamente nada que guarde relación con la rodilla del corredor, ¡¡nadie sabe prácticamente nada sobre la rodilla de corredor!!. Oficialmente, nadie sabe con certeza lo que hace que padezcas rodilla del corredor (según este estudio Patellofemoral pain syndrome de Collado H y col.).

Si tu médico y fisioterapeuta son honestos, deberían decirte que casi todo lo relacionado con la rodilla del corredor está cercano a ser un misterio.

En cualquier caso, quiero que conozcas la información que los profesionales de la salud manejan en este momento acerca de las causas de la rodilla de corredor, siendo la más comúnmente aceptada. Aunque hay mucha controversia, se piensa que la rodilla de corredor (también llamada síndrome de dolor patelofemoral) puede deberse a:

Errores de entrenamiento y equipo defectuoso

  • El aumento de kilometraje, intensidad y frecuencia del entrenamiento demasiado y demasiado rápido (el famoso “demasiado, demasiado pronto, demasiado rápido”).
  • Exceso de entrenamiento en cuesta.
  • Correr sobre superficies duras, lo cuál aumenta el impacto.
  • Debilidad de los cuádriceps, abductores de la cadera y rotadores externos de cadera.
  • Retináculo lateral tenso (tejido en el lado externo de la rótula).
  • “Core” débil. La fuerza muscular de los músculos de la cadera y los músculos estabilizadores de tronco y pelvis se cree que es importante para tener un buen control en el ejercicio.
  • Calzado inadecuado. Elección de calzado que ha perdido su capacidad de amortiguación.

Factores anatómicos y biomecánicos

  • Mala alineación de las extremidades inferiores causada por anormalidades, tales como un incremento del ángulo Q (ángulo formado por el hueso del muslo [fémur] y el hueso de la pierna [tibia]) en bipedestación (de pie), pies planos o pronación excesiva. La evidencia que sustenta esto es limitada y hay mucha controversia.
  • Hipermovilidad rotuliana, inclinación de la rótula o desplazamiento mediolateral.
  • Anomalías anatómicas (por ejemplo, hipoplasia [desarrollo incompleto de la faceta rotuliana medial, la cara de la rótula que articula con el hueso de debajo] o rótula alta).
  • Biomecánica alterada de la extremidad inferior. Por ejemplo, temprano inicio de la eversión del retropié (caída hacia dentro de la parte posterior del pie) lo que puede indicar una más rápida pronación del pie. También aducción (movimiento del muslo hacia dentro) y rotación de cadera (movimiento de giro del muslo alrededor de su eje) anormal fueron encontradas en pacientes con la rodilla del corredor.
  • Cirugía previa, así como trauma previo también se cree que están relacionados con la rodilla de corredor.

Las causas que te he mostrado son sacadas de diferentes artículos de entre los que destacan Physical Examination and Patellofemoral Pain Syndrome de Fredericson y col., Gluteal muscle activity and patellofemoral pain syndrome: a systematic review de Christian J Barton y col., Kinematics associated with foot pronation in individuals with patellofemoral pain syndrome: a case-control study de Christian J Barton y col., Influence of the Hip on Patients With Patellofemoral Pain Syndrome de Erik P. Meira y col., Is hip strength a risk factor for patellofemoral pain? A systematic review and meta-analysis de M S Rathleff y col.

Ten en cuenta que muchas de las causas mencionadas anteriormente, no son claras, ya que la evidencia es contradictoria y algunas de ellas podrían ser efectos de la lesión en lugar de causas. Aquí nos encontramos con el “¿qué es primero, el huevo o la gallina?”, como se menciona en el último estudio del párrafo anterior.

Si quieres ver todo lo que se explica en esta entrada en un simple vistazo, aquí te dejo un vídeo resumen:

Debes saber que tu opinión siempre cuenta. Ayúdanos a mejorar este blog dejando un comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *