La investigación masticable

Hace unos días me llegó un correo electrónico del compañero Dr. Christian Barton. Christian es uno de esos fisioterapeutas con interés en innovar en la forma en la que transmitimos lo que conocemos o lo que está por conocerse. Me dijo, aquí te mando un artículo que he escrito, junto con Marc, en la “British” que yo sé que te va a gustar. Todo con el interés de hacer la asimilación de los estudios científicos más sencilla y amena.

Bien sabe, que hace años que tengo interés en estos temas e intento ponerlos en

 práctica en la medida de mis posibilidades. Nos separan miles de kilómetros (calculad la distancia de Australia al Reino Unido) pero me conoce como si fuéramos familia. Las ideas que están saliendo en el extranjero, no se alejan de lo que por aquí hemos estado compartiendo.

Claro está que necesitamos cambios, claro está que los estudios científicos los leen los que los escriben y tres más. Claro está que esto es debido a la dificultad en cuanto a comprensión y tamaño del texto. Demasiados “palabros” que “maltratan” nuestra capacidad de lectura y asimilación.

Los artículos científicos aburren

Los artículos científicos aburren y aburren mucho. Una realidad irrefutable.

Esto nos lleva a dejarlos de lado y seguir con el “uso lo que me funciona”. Este es un problema a nivel mundial, sin lugar a duda. Sin embargo, muchos tenemos un problema añadido… el idioma. Me temo que el inglés sigue siendo una gran barrera para muchos. Algo triste a estas alturas, pero todavía una realidad muy palpable.

Señores directores y editores de revistas, su modelo está obsoleto y aburre sobremanera. No es mi opinión, es la de un 99% de la población. Mucha investigación y pocos resultados (en cambio de creencias en la población). Mi vecina del quinto sigue pensando que el reposo es bueno y que un día de estos su espalda se va a partir en dos, si no le recolocan la columna.

Este modelo no funciona, fuera, basura. Mucho dinero y esfuerzo y pocos resultados.

La investigación tiene como fin ser útil para el paciente y en eso deberíamos poner todo nuestro esfuerzo.

Hagamos la investigación amena

¿Cómo podemos cambiar esto? Hagamos las cosas amenas, convirtamos lo difícil y repudiado en sencillo y atractivo. Personalmente, siempre me ha gustado que me expliquen las cosas como si fuera un niño, pero un niño de los torpes, de los que hay que meterles las ideas en la cabeza con sacacorchos. Si un niño torpe lo entiende, todo el mundo lo entiende y “¿no es ese el fin de lo que se estudia?”.

El otro día vi una entrevista del neurólogo y colaborador en este blog Arturo Goicoechea y decía algo así como “si yo entiendo algo bien, debo ser capaz de explicarlo de manera que cualquiera lo entienda”. Sinceramente, Arturo es una de esas personas que transmiten tan bien con el uso de la palabra que si su nivel fuera la nota de corte para acceder a la universidad de magisterio, España se quedaría sin maestros (exageración andaluza).

Herramientas para hacerlo realidad

Hoy en día lo tenemos fácil, hay infinidad de herramientas gratuitas, para hacer esto posible. A esto le sumamos que tenemos las redes sociales y lo que nos queda son solo excusas.

Facebook, Twitter, Instagram, Linkedin y un sinfín más. Cierto es que no todo es cantidad. Cada red social tiene su uso y su público. Algo compartido con mucho éxito en Twitter, puede ser un fracaso en Facebook y viceversa. La forma de comunicar y lo que comunicamos, ha de enfocarse de manera bastante distinta en cada red social, no lo digo yo, estudios y hechos lo muestran.

Mi sueño es que los niños aprendan a autocuidarse desde bien pequeños, que lo que ahora contamos, se convierta en obviedad en poco tiempo. Que la gente olvide el “tienes que vivir con ello”. Que todos desde pequeños seamos capaces de hacer una lectura crítica de escritos (o cualquier otro material de difusión) sobre salud. La salud sigue siendo lo más importante…¿por qué no la ponemos como una prioridad en las escuelas? Estoy hablando de SALUD (como ciencia), no de salud (como magia). Todo siempre orientado al bien del PACIENTE.

4 thoughts on “La investigación masticable”

  1. Bien, definitivamente creo que vamos por el buen camino si seguimos tu estela, gracias por tu GRAN hacer. Me gustaría añadir que la educación para la salud necesitará no solo la divulgación del conocimiento y su asimilación sino la adquisición de actitudes y sobre todo habilidades que ayuden a las personas a tomas buenas decisiones en cuestiones de salud. Tanto en la red como en el mundo físico o ambos (para mí es un todo ya), hay que encontrar espacios de comunicación horizontal entre pacientes, profesionales de la salud, profesores que les sitúen al mismo nivel y les permitan co-crear, dialogar y remezclar JUNTOS. Ahí encontraremos un aprendizaje significativo. Busquemos fórmulas creativas y motivadoras. Esta entrada es oro y supone un punto de inflexión, puedo sentirlo. Gracias Jorge.

  2. Hola Alex. Muchas gracias por el comentario. Totalmente de acuerdo contigo. A ver si poco a poco vamos construyendo una red que nos lleve a implementar lo que es una necesidad en la sociedad que nos toca vivir. Un abrazo.

  3. Definitivamente tienes mucha razón. Somos poca la gente interesada en leer para actualizarnos y dar el mejor de los tratamientos BASADOS EN EVIDENCIA. Como docente de Fisioterapia me toca inculcar en mis alumnos el que lean artículos, me toca desde la parte en que los conozcan y lo que intento es que lean sobre algo que les llame la atención. Concuerdo definitivamente en que los artículos científicos son documentos que necesitan una renovación o bien necesitamos un método en el cual se pueda transmitir de una forma más digerible. Además siguen habiendo tantos huecos en la investigación. ¡Felicidades!

    1. Hola Blanca. Muchas gracias por pasarte por aquí a dar tu opinión. Es un buen inicio el ser conscientes de lo hacemos bien, o no tan bien, para ponerle remedio. Así, que estoy seguro que vamos por el buen camino con docentes como tú. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *