LaFisioterapia.net en Laos con The Bamboo School Foundation

The Bamboo School Foundation

Para conocer hechos de primera mano y poder contártelos en primera persona, he preparado la mochila y me he venido a Laos. Ya tocaba ver lo que algunas personas hacen en países desfavorecidos para ayudar a la gente que no tiene acceso a ciertas necesidades que en Europa obviamos. Lo obvio no se piensa, se presupone. Hoy te invito a pensar.

Hace unos días me puse en contacto con la ONG alemana The Bamboo School. Esta organización ayuda a construir escuelas, hospitales y tanques de agua, entre otras cosas, para las aldeas más desfavorecidas de Laos (país del sudeste asiático).

Aparte de esto, también tienen personal sanitario tratando de dar apoyo y compartir conocimientos en el Hospital de Nong Khiaw (pueblo en el que esta organización tiene su “cuartel general”) . Aconsejar y tratar de mejorar las actuaciones locales es el objetivo, siempre desde el respeto a sus decisiones.

The Bamboo School Nong Khiaw

Todo el dinero del que dispone esta ONG es privado, con la salvedad de que algunas veces la Embajada Alemana en Vientiane (capital de Laos) ayuda en las construcciones. No hay política ni religión envuelta. Yo siempre he dicho que no hay mejor creencia que tratar de ayudar con la simple (que no es simple en absoluto) recompensa de la satisfacción de hacer bien a otros.

“Jorge, nos vamos a Ban Mok Lep, que tenemos que echar un vistazo al tanque de agua que han construido con el material que les proporcionamos, ¿te vienes?” me dijo la gerente de la ONG, Isabel.

Allá que voy yo también. Dos voluntarios (Silke y Klaus), dos componentes del equipo de The Bamboo School (Isabel y Satheet), 3 sacos de cemento de 50 Kg y el que escribe.

Tres horas de bote por el río Nam Ou y 2.5 horas de caminata montaña arriba para llegar a Ban Mok Lep.

He aquí un par de fotos de nuestro trayecto en bote…

En la aldea nos recibieron con los brazos abiertos y nos enseñaron el tanque que ellos mismos construyeron, el cuál con mínimos cambios estará funcionando en breve. Cabe destacar que en esta aldea carecen de electricidad y agua corriente. Sí que tienen generadores, pequeñas placas solares y filtros de agua que les fueron donados.

Para que te hagas uno idea de cuán diferente es nuestra realidad de la de estos aldeanos, te voy a exponer en qué consiste el conseguir agua para el consumo diario. Bien temprano por la mañana, niños y niñas de edades que van de los 6-7 años en adelante caminan durante unos 30 minutos montaña abajo para recoger agua y volver a la aldea cargando con 10-15 litros en un camino de tierra y piedras (¡¡y con chanclas!!). Yo lo he vivido en la época seca, pero te aseguro que en la época de lluvias no serías capaz de subir esta cuesta sin caerte al menos cinco veces, por lo resbaladizo del terreno.

Tras un trato exquisito, una ternera estupenda, una ceremonia llamada “Basi” para celebrar la construcción del tanque, una verdura deliciosa y una bebida de la que uno no se recupera en menos de 2 día, tocaba marchar a visitar escuelas de diferentes aldeas, dos concretamente.

Y dejamos la aldea disfrutando de vistas como esta…

Llegar a la primera aldea, Ban Phonsana, nos llevó unas 2 horas caminando y la dejamos rápidamente porque el único bote del día estaba llegando a la orilla del Nam Ou. Pero, no sin antes visitar la escuela de la que disfrutan los niños de esta aldea y otras cercanas, gracias a The Bamboo School.

El bote nos dejó en la segunda aldea (y nos esperó en la orilla), Ban Sop Khin, donde poder ver la ampliación de una de las escuelas, que la verdad sea dicha, lucía estupendamente.

Tras esta última visita pusimos rumbo de vuelta a Nong Khiaw con la satisfacción de que las ayudas aportadas están siendo beneficiosas para el bienestar de los pequeños, y no tan pequeños, de las aldeas remotas de Laos.

El fin de esta entrada no es más que animarte a colaborar para ayudar a los más desfavorecidos, ya sea con tus manos y conocimientos o con donaciones. La más mínima ayuda es enorme para este país.

El confort de nuestra vida a veces nos hace ciegos a otras realidades que deben ser recordadas.

Quédate con lo gratificante que es ayudar al prójimo, que se traduce en esa gran recompensa llamada satisfacción (como la que muestra mi cara en esta foto).

Para ponerte en contacto con The Bamboo School, lo puedes hacer en este enlace a su página de Facebook.

Por mi parte, agradecerles el exquisito trato recibido por todos los componentes del equipo desde el primer momento hasta la fecha.

He aquí un vídeo donde puedes ver un poco más en profundidad lo que esta ONG hace en diferentes aldeas de Laos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *