Fisioterapia: se habla de dinosaurios por el mundo

El fisioterapeuta dinosaurio

Llevo un tiempo escuchando hablar de dinosaurios por el mundo. La primera vez fue en el país del Brexit (Inglaterra, Reino Unido) por parte de Adam Meakins y la segunda vez, la información venía de Islandia, el país del “no te quedes quieto 5 minutos, que te conviertes en escultura de hielo”, de la mano de Haraldur Sigurðsson, que llegó a mis oídos a través del compañero Oier Gorosabel (@Txikillana).

Como el fin de este blog ha sido siempre darte información de interés, considero que es interesante que leas los dos enlaces que te he dejado arriba y saques tus propias conclusiones.

Por todos es sabido que parece existir una “guerra”, entre los defensores de la evidencia científica y los que se guían más por la Fisioterapia “tradicional” (los tratamientos que se han estado utilizando años atrás). Creemos que esto sólo pasa en países de habla hispana, pero la realidad es que ocurre incluso en países que normalmente están a la vanguardia.

¿Qué es eso de los dinosaurios? Es algo que no es nuevo en absoluto. Hace referencia a los profesionales que se quedan en la época jurásica y no dan su brazo a torcer, no parecen estar interesados en los avances de la Fisioterapia.

Esto lo ha habido siempre, desde el nacimiento de la Fisioterapia, ya sea porque nos acomodamos y el trabajo extra de ponernos al día nos da pereza o porque los fisioterapeutas históricamente somos bastante reacios a entonar el “llevas razón”. Desde tiempos inmemoriales, muchos de nosotros nos hemos creído los más listos del rebaño y nos cuesta asumir que podemos estar equivocados, lo que se traduce en el primer obstáculo hacia la mejoría. El asumir nuestra ignorancia nos abre las puertas al avance (ya hablé de esto en Fisio, baja del Olimpo).

Muchos creen que sólo hay “dinosaurios” en la universidad. Esos profesores de edad ya avanzada que, por la época que les tocó vivir, siguen enseñando cosas obsoletas. Ni mucho menos, “dinosaurios” hay en todos los ámbitos y de todas las edades. En el tiempo que llevo escribiendo, he recibido mensajes de todo tipo, entre ellos, de “dinosaurios” recién nacidos (estudiantes de Fisioterapia) diciéndome “no llevas razón porque mi profesor dice…” (estos son de mis comentarios preferidos). Hay veces que el comentario viene directamente del profesor “no llevas razón porque yo soy profesor y…” (estos son de los comentarios en los que me río por no llorar).

Es más, el amigo británico en su artículo menciona nombres como Sharmann, Mulligan o Gray, entre otros. Para los que no conozcáis a Adam Meakins, es de los que no tienen pelos en la lengua y no le suena lo de ser políticamente correcto. Algo, que dice y que me gusta mucho, es que la posición de la persona no otorga la razón, por ejemplo, un doctor o profesor puede perfectamente estar en un error y no hay que asumir que lo que dice es válido por la posición que ostenta. Sí, hasta los más grandes se pueden equivocar y no paaasa nada.

Antes de seguir, te comento que voy a dejar de usar el término “dinosaurio” porque a mí personalmente me suena regular. Mi intención con este blog nunca ha sido ni será hacer de menos u ofender a nadie y la palabra “dinosaurio” no creo que sea una de esas con connotaciones positivas. “Dinosaurios” va a ser cambiada por los “evidenceless” de ahora en adelante (suena mejor así, ¿no?).Dinosaurios en fisioterapia

Tenemos que situarnos en el momento que nos ha tocado vivir. Tenemos que comprender que el cambio lleva tiempo y que incluso de “los evidenceless” podemos aprender. Soy de los que piensan que centrarse en los aspectos negativos no reporta nada y son muchos los que ven el punto negro en un mar de puntos blancos.

El gran problema que se nos plantea es que hay muchos que ven como sus cursos no parecen aproximarse a lo que la evidencia muestra y esto puede ocasionar más de un dolor de cabeza. ¿Quiero decir con esto que puede que a muchos no les guste el tema de la evidencia científica porque eso implica tener que reconocer que quizás lo que han enseñado parece que no es de tanta calidad como el alumno esperaba? Yo no he dicho eso… o quizás sí.

Esto no significa que tengamos que tomar como malo todo lo que hemos hecho hasta la fecha, pero sí significa que hay que actualizarse y para ser un fisioterapeuta actualizado, debemos empezar por organizar cursos que tengan en cuenta lo que los investigadores dicen.

Yo siempre me acuerdo de esos cursos en los que me decían…”tienes que sentirlo, es un movimiento muy sutil” (digamos que hablamos del hueso etmoides) y yo siempre pensé “pues que malo debo ser que soy de los pocos que no lo sienten”. Será que nos ciega la luz que desprenden esos fisios que nos enseñan. Con esto te quiero transmitir la importancia de ser críticos, ya sea enfrente de un amigo fisio o en frente del “tío listo” más listo del momento, porque se avanza de esa manera y no asintiendo a todo cual lacayo a su señor.

Concluyamos ya…

  • Esto no es más que una ínfima parte de lo que se podría decir. Bajo mi punto de vista y coincidiendo con muchos compañeros, necesitamos más evidencia, más ética, menos ego y más ganas de impulsar nuestra profesión y considero que eso no es posible si nos peleamos unos con otros tratando de imponer nuestras ideas y pensamientos, sino tratando de dialogar (que para ello hay que saber escuchar) y mostrar nuestra visión de las cosas de forma razonada y sustentándonos en una base “palpable”.
  • El ser “evidenceless” no está en la edad, si no en la actitud. Hay fisios de 60 años abiertos a nuevas ideas y fisios de 30 con mente cerrada.
  • En todos sitios cuecen habas, no sólo en los países de habla hispana.
  • Sabéis que nunca he dicho y nunca diré que llevo la razón, porque lo que escribo es sólo mi manera de ver las cosas, que coincidirán o no con las ideas de otros compañeros y que además no son rígidas, sino que cambian conforme se me hace entender que puedo estar equivocado (más de una vez he cambiado artículos porque consideré que lo que me comentaban compañeros era mejor de lo que yo escribía y no paaaaasa nada).
  • Si equivocarme un millón de veces con las cosas que escribo en este blog hace que la Fisioterapia avance mínimamente, espero seguir equivocándome muchos años.

La imagen es dominio público de Pixabay.

6 thoughts on “Fisioterapia: se habla de dinosaurios por el mundo”

  1. Muy buenas, antes que nada agradecerte la creación del blog y darte la enhorabuena porque gracias a tí he descubierto muchas cosas, tanto de Fisioterapia como de la vida misma. En segundo lugar, quiero decir que tienes razón a la hora de nombrar en especial a los profesores de universidad, porque eso mismo que has contado lo he vivido en mis propias carnes. He ido a hablar con ellos sobre algo tan básico como es el método CRICER y preguntarle su opinión sobre otros como es el POLICE y ver cómo el profesor no tenía ni idea de lo que le contaba. Es deprimente ver cómo está gente, es que la encargada de formar a las nuevas generaciones, no tengan ni el mas mínimo interés en actualizarse y ofrecer un conocimiento de calidad. En fin, que me lío, muchas gracias por todo y un saludo! Sigue así que algunos necesitamos ayuda para dar una buena fisioterapia.

  2. Yo no creo que los evidenceless sean sólo los que usan técnicas “tradicionales”, los hay de técnicas modernas o innovadoras sin demostrar, aunque a éstos no se les ponga el calificativo de dinosaurios o poco actualizados.
    El problema está en no reciclarse y como dices, no estar abierto a aceptar que cosas que has hecho mucho tiempo pueden no servir para nada.
    Resumiendo, ni todos los dinosaurios son evidenceless ni todos los modernos son científicos. En mi parecer no deberían de mezclarse estos conceptos.
    Un saludo.

    1. Hola Raquel. Por supuesto que hay “evidenceless”en la Fisioterapia de ahora. En lo que se quiere hacer hincapié tanto en los artículos que enlazo como en este mismo es que hay gente que no está muy por la labor de escuchar lo que la investigación muestra. Una cosa en la que discrepo contigo es que si nos vamos al uso de la palabra “dinosaurio” que nos muestran el compañero inglés y el islandés, todos los “dinosaurios” sí serían “evidenceless”, porque esta palabra no hace referencia a la edad, sino a no querer echar mano de la evidencia científica y quedarse en el “a mi me funciona”. Un saludo de nuevo y muchas gracias por tu comentario.

  3. Hola Jorge:
    Te transmito mi opinión en este tema en varias ideas que considero básicas:
    – Nos falta corporativismo en Fisioterapia
    – Hay demasiados fisios-estrella que no aparecen en ningún acto profesional (asambleas colegiales, jornadas, congresos, etc). Ni que decir que no se forman con otros compañeros o intentan compartir conocimiento
    – Debemos tener claro que si queremos dar la espalda a la práctica basada en la evidencia desde nuestra profesión NO estamos haciendo ciencia médica y estamos facilitando a otros que nos sigan calificando como “meros masajistas”.

    ¿sabes qué ocurre Jorge? Que iniciativas, por ejemplo como la tuya, de crear una web y un blog donde aportar con rigor científico conocimiento y compartirlo con tus compañeros de forma altruista, solo está al alcance de profesionales preparados, conpetentes y comprometidos con la ciencia fisioterápica (características que considetos tú posees).

    Fíjate la paradoja, el que se considera “sabedor” de todo desde su consulta está en la pre-historia científica; pero quizá su objetivo no es la ciencia sino vender productos apetecibles y atractivos para un tipo de pacientes (no entro a valorar la eficacia de estos productos).
    En cambio, el que decide compartir, ampliar conocimiento investigando y participar en proyectos pro-fisioterapia se auto-considera “normalito” y que necesita seguir mejorando.
    Realmente este último fisioterapeuta es el mejor preparado….lo que ocurre que no se vende con tanto glamour como el “fisio-estrella” y ya sabemos que los pacientes les encanta el “producto-milagro”

    Gracias por tu entrada de nuevo Jorge.

    1. Hola Manuel. Perdona por la tardanza en responder, se me pasó la notificación y acabo de ver tu comentario. Bueno, pues creo que no hay mucho que añadir, ya que considero que lo que comentas es una realidad que vivimos y viviremos. De cualquier manera, soy de los optimistas y creo que poco a poco tenderemos al compañerismo y dejaremos de ser “yo” para ser “nosotros” y “el importante soy yo” pasará a ser “importante es el paciente”. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *