Soy fisioterapeuta y sí soy masajista

El fisioterapeuta es masajista

Sí, has leído bien… “YO SÍ SOY MASAJISTA”.  Si me ciño a la definición de masajista “persona que da masajes”, yo soy masajista, simplemente porque doy masajes. “Oh, Jorge, el tío del blog con artículos basados en la evidencia científica, dice que es masajista, a la hoguera con él”.

Yo te pregunto “¿es el arquitecto un dibujante?, ¿es el administrativo un mecanógrafo?, ¿es el guía turístico un contador de historias?, ¿es el fisioterapeuta un educador?”. Pues yo soy masajista.

“Soy masajista porque el masaje parece mejorar la calidad de vida de personas con fibromialgia ( Effectiveness of different styles of massage therapy in fibromyalgia: a systematic review and meta-analysis [2014] de Yuan SL y col.)”~ Yo mismo.

Déjame que me explique. Hay algo que se ve muy a menudo en el entorno del fisioterapeuta y es sentirse ofendido cuando a uno le llaman masajista. Es muy normal que una persona a la que acabas de conocer te pregunte “¿así que eres masajista?” Y la respuesta habitual es “no soy masajista, soy fisioterapeuta” (esto con ojos ensangrentados y humo saliendo del cuero cabelludo).

“Soy masajista porque el que haya estado estreñido sabe que no es plato de buen gusto y el masaje parece ser de ayuda ( The use of abdominal massage to treat chronic constipation [2010] de Sinclair M y Does abdominal massage relieve constipation? [2011] de McClurg D y col. )” ~ Yo mismo.

Yo creo que muchas veces nuestra reacción es algo desproporcionada. Soy persona de perfil tranquilo y a la que considero que no es fácil hacer enfadar (y desde que escribo en este blog, he criado paciencia para repartir). Es por ello que me cuesta pensar que ser llamado masajista sea una ofensa.

“Soy masajista porque parece ser que, cuanto menos, el masaje reduce el dolor en personas con artrosis de rodilla ( Knee osteoarthritis pain in the elderly can be reduced by massage therapy, yoga and tai chi: A review [2016] de Field T.)” ~Yo mismo.

Estoy cansado de que muchos renieguen del masaje, hay más de un blog de habla inglesa, de esos de gran popularidad y reconocido prestigio, que dejan al masaje a la altura del “fufu” (técnica sólo usada por “vendehumos”).

“Soy masajista porque el masaje parece mejorar la salud y el bienestar entre nuestros mayores Massage, a complementary therapy effectively promoting the health and well-being of older people in residential care settings: a review of the literature  [2016] de McFeeters S y col.)” ~ Yo mismo.
El fisio el mejor

El fisioterapeuta es el masajista “number 1”

Para mí, la respuesta que hay que dar a aquellos que nos llaman masajistas, es “sí soy masajista, que entra dentro de ser fisioterapeuta”.

“Soy masajista porque el masaje de una presión moderada parece reducir la ansiedad, depresión, dolor en diferentes síndromes, entre otros beneficios ( Massage therapy research review [2014] de Field T.)” ~ Yo mismo.

Quizás el problema es que históricamente hemos usado el masaje para prácticamente todo y el masaje no funciona para todo, noooo, pero funciona para muchas cosas, siempre y cuando sea en su justa medida. Así que atribuyámosle su valor.

“Soy masajista porque el masaje podría tener su papel en el tratamiento de cicatrices tras quemaduras The effect of burn rehabilitation massage therapy on hypertrophic scar after burn: a randomized controlled trial [2014] de Cho YS y col.)” ~ Yo mismo.

Muchos estaréis pensando que el masaje es cosa del pasado, que hay infinidad de técnicas modernas que dejan obsoleto al masaje. Creo que los estudios que aquí os muestro son bastante recientes.

“Soy masajista porque el masaje podría ser útil para reducir el dolor en personas con cáncer, principalmente el dolor relacionado con cirugía ( Meta-Analysis of Massage Therapy on Cancer Pain [2015] de Lee SH y col.), así como otros síntomas asociados con dicha enfermedad ( The Use of Massage Therapy for Reducing Pain, Anxiety, and Depression in Oncological Palliative Care Patients: A Narrative Review of the Literature [2011] de Maria Falkensteiner y col.)” ~ Yo mismo.

Sí, yo hago masajes y los he hecho durante más de 10 años, aunque he de admitir que ahora mucho menos que hace 10 años. Estoy orgulloso de ser masajista porque el masaje es un gran instrumento para el fisioterapeuta.

“Soy masajista porque el masaje podría reducir algunos de los síntomas de la dismenorrea Comparison of the Effect of Massage Therapy and Isometric Exercises on Primary Dysmenorrhea: A Randomized Controlled Clinical Trial [2015] de Azima S y col.)” ~ Yo mismo.

Ser masajista es un orgullo, porque es trabajar basándonos en la evidencia, como puedes leer en esta entrada.

“Soy masajista porque el masaje podría jugar un papel de interés en personas mayores con demencia ( [Therapeutic massage on behavioral disturbances of elderly patients with dementia] [2015] de Barquilla Ávila C y col.)” ~ Yo mismo.

El ser masajista no implica dejar de ser fisioterapeuta. Sin embargo, el ser masajista siendo fisioterapeuta, te hace más completo.

“Soy masajista porque el masaje sigue estando incluido en guías reconocidas de tratamiento (  Ottawa Panel evidence-based clinical practice guidelines on therapeutic massage for low back pain [2012] de Brosseau L y col. y Ottawa Panel evidence-based clinical practice guidelines on therapeutic massage for neck pain [2012] de Brosseau L y col.)” ~ Yo mismo.

Responde al que te llama masajista con un “sí, pero un masajista de los que usa el masaje cuando se debe y como se debe, basándome en estudios científicos y todo esto gracias a ser FISIOTERAPEUTA”.

“Soy masajista porque el masaje parece aliviar los síntomas de la depresión ( Treatment effects of massage therapy in depressed people: a meta-analysis [2010] de Hou WH y col.)” ~ Yo mismo.

He aquí mi punto de vista sobre este tema, que ha dado y seguirá dando mucho que hablar. Soy consciente de que puede ser controvertido, pero yo siempre he dicho que se siente ofendido el que ve ofensa y yo no la veo.

Espero vuestros comentarios al respecto, porque toda opinión es respetable y esta entrada no es más que mi opinión, la cuál es siempre susceptible de ser matizada.

Las imágenes son una adaptación de dominios públicos de Pixabay.

43 thoughts on “Soy fisioterapeuta y sí soy masajista”

    1. Hola estoy de acuerdo casi al 100% solo queria aclarar q no siempre un fisio se ofende por el hecho mismo de q lo llamen masajista muchas veces damos la clásica respuesta a la q hacias mención “no, yo soy fisio” pero con la intención de hacerle entender a los no entendidos q el fisio no solo se dedica a dar masajes como creen algunos q quizas nunca han tenido la necesidad de ir a un fisio…

  1. Totalmente de acuerdo. La casa se empieza por los cimientos y el conocimiento se adquiere desde lo más básico. Yo también soy masajista y además tengo el privilegio de ser fisioterapeuta, chapeau.

      1. Jorge, si lanzas esa campaña en Twitter estoy convencido de que puede ser un éxito. Un mensaje positivo y sin entrar en confrontaciones con nadie para no diluir el debate. Mostrándonos orgullosos para captar mejor la atención de la gente y educar a la población #YoSíSoyMasajista

        1. Hola Alex, muchas gracias por tu apoyo incondicional. Sí, parece que ha tenido bastante aceptación entre los que han entendido y/o compartido el mensaje y, en general, un desacuerdo respetuoso de los que ven el tema con otros ojos. Un abrazo.

  2. Yo ya comente hace unos meses varias entradas en las que algunos compañeros se ofendían por el termino y yo conteste a ver hace cientos de años a los enfermeros se les llamaba practicantes y yo hasta mediados de los ochenta a mi padre le oía decir voy al practicante y este no se ofendía porque hombre es consabido que la nomenclatura no hace al profesional ni el profesional se hace con una nomenclatura ni siquiera con un titulo. Un profesional nos llamen como nos llamen se hace con esfuerzo siendo psicólogo sanador predispuesto estudioso amable capaz sensato dubitativo ( para cuando alguna terapia no funciona encontrar una solución para tu paciente la tengas tu u otro compañero) humilde y algo tan importante como lo primero que dije de psicólogo ser accesible tanto de obra como con el lenguaje a un abuelo no le hables de periosteo dile pantorrilla y estáis conectados seguro. Yo también soy masajista y un poquito mas

  3. Una gran entrada Jorge. Una vez más, enhorabuena y gracias por recopilar esos artículos.
    Yo soy masajista, lo he sido y lo seré. Es una gran herramienta para nuestra profesión.

  4. No voy a mentir que me causó shock el título de tu publicación, porque llevo algunos días siguiendote y me parece muy interesantes tus publicaciones, y está no fue la excepción, tiene razón, tal vez lo que me faltaba era aclarar el enfoque, y así transmitirlo a quien todo quiere que se le alivie con un masaje … gracias 🙂

  5. Genial tu artículo!!!! Siempre lo he dicho que negándonos a ser masajistas perdiamos una herramienta muy importante de nuestro trabajo. Siempre use el masaje, lo sigo utilizando y creo que siempre lo utilizaré, xq es una técnica más de la que no deberíamos renegar, a pesar de formarnos en infinidad de técnicas manuales más que engrandecen nuestra profesión. Enhorabuena por tus palabras. Lo comparto

  6. Saludos, muy bueno tu planteamiento y muy interesante todas las referencias. Es bien curioso como lo relacionamos todo con un nombre o una nomenclatura, pero la entrega a la profesión y el amor con que se realiza van mucho más allá que un título colgado en la pared. Gracias.

  7. Totalmente de acuerdo.
    El problema está cuándo el masajista se dedicar a ser fisioterapeuta… Y trata lesiones sin un razonamiento clínico correcto.
    Soy fisioterapeuta, pero tambien soy masajista y por eso mismo, conozco las limitaciones del masajista.

  8. Pues sí, es más, los pacientes, por muchas técnicas que uses, siguen pidiendo el masaje. Me uno a la campaña #yosisoymasajista

    1. Muchas gracias por el comentario. En ese caso veo también bien que les hagamos saber que el masaje tiene sus indicaciones y no es la respuesta a todas las dolencias, lo cuál es un pensamiento del pasado. Un saludo y gracias de nuevo, Inma.

  9. Hola Jorge,

    Compartimos que hay un gran desconocimiento todavía sobre la fisioterapia y entiendo que quieres defender que el masaje es una técnica del fisioterapeuta, pero creo que el camino para poner en valor la profesión sanitaria del fisioterapeuta debe ser otro.

    Muchas felicidades por el blog.

    Un saludo,
    Miguel

  10. Soy fisioterapeuta y NO soy masajista. Que use el masaje como cualquier otra técnica sea la que sea según la patología es otra cosa, pero el adjetivo de masajista creo que estas totalmente equivocado y fuera de lugar. Te sirve para crear controversia en tu blog y poco más, pero según mi opinión te equivocas más allá de lo que quieras alimentar un debate que cae por su propio peso, una carrera de 4 años no califica a una asignatura de un semestre, si a ti esa asignatura si te califica la verdad que me parece muy triste.
    Un saludo desde girona!

    1. Hola Eme. Toda opinión es respetable y la tuya no va a ser menos. Cada persona lo lee y lo interpreta de una manera distinta, lo cuál es totalmente normal. En ningún caso mi objetivo es crear controversia, en absoluto. Lo que quería transmitir es que hay evidencia de que el masaje es una herramienta útil en nuestro trabajo ( ya que hay quien reniega de él) y el término masajista lo relaciono con el hecho de hacer masajes (persona que da masajes) más que con el de masajista como profesión. Por mi parte no veo que esté fuera de lugar y si así fuera, no lo escribiría, ya que mi fin nunca es crear malestar entre compañeros. Repito que cada uno lo puedo interpretar de diferente manera, siendo lícito y respetable. Recibe un cordial saludo.

  11. En mi humilde opinión, creo que en España tenemos una llaves con eso de reivindicar que somos fisios y no masajistas (supongo que por el tema del intrusismo y el sentirnos degradados cuando se nos asimila a esa figura del quiromasajista, pero eso es otro debate). Me parece genial el reivindicar nuestro papel y nuestra figura pero, de seguro no nos sentiriamos tan ofendidos cuando se nos calificara como osteopatas o “del concepto Maitland”, por poner un ejemplo. Creo que el punto de vista de Jorge es muy adecuado, yo no renuncio para nada a ser masajista ya que, de cara al público en general, nuestra profesión es muy nueva y en constante evolución, y se basa en conceptos que este público no tiene porqué entender. En nuestras manos está que eso cambie, pero sin renunciar a esa técnica, ni a ninguna que nos competa.

    1. Hola de nuevo, Enrique. Muchas gracias por tu comentario. Como de costumbre una aportación muy interesante, que va de la mano con lo que trato de transmitir en la entrada. Te mando un saludo.

  12. Definitivamente es tu punto de vista y a mi opinion estar confundiendo algunos aspectos. Usar articulos cientificos de la forma que los usas no sustenta tu afirmacion de lo que eres como profesional sino solo la efectividad de una herramienta de tu quehacer diario. El ser, va con el perfil profesional no con las herramientas que usa.

    1. Gracias por tu comentario, Cecilia. Lo que trato de transmitir en el artículo es que el masaje, del que muchos reniegan, es una herramienta válida para el fisioterapeuta. Las cosas tienen varias formas de expresarse o contarse y de interpretarse. Un buen amigo mío me diría que el ser no es lo que se hace, que el ser va mucho más allá de una profesión o creencia (esta es una interpretación filosófica). Un saludo y gracias por leerme.

    1. Hola de nuevo, Raquel. Jeje.. yo no tengo problema con que me llamen dinosaurio, mientras alguien saque algo bueno del blog ¿Te acuerdas de la serie de televisión de los dinosaurios? Me encantaba, eso me ha venido a la mente ahora… Un saludo.

  13. Así es,para mi es muy importante el masaje,y voy mas allá,del simple masaje,para mi,es un intercambio de energía,si tenemos en cuenta q “somos” energía….ni hablar del acercamiento con el paciente,y orgullosa de ser Fisioterapeuta,como decís,mas completa. Gracias x compartir! Éxitos!

    1. El masaje parece influir en el proceso inflamatorio, aunque habría que ver si esto es algo bueno o malo en función del estadío de la posible lesión aguda o crónica (de todas maneras los estudios científicos no son muy claros al respecto). En cuando al edema, parece que el masaje podría ayudar a reducirlo. Un saludo.

  14. Como decía Mario en su comentario, estoy de acuerdo con casi el 100% de tu post. Yo veo el río desde la otra orilla. Soy masajista, que no fisioterapeuta, y utilizo exactamente las mismas fuentes que tú has utilizado para explicar a propios y extraños que el masaje, por sí mismo, es un ente de probada valía terapéutica (aunque, como dices en otra de tus entradas, “no es mejor fisioterapeuta -masajista- el que más toca…”, otro punto en el que estoy contigo). Y ahí entra mi casi. Apostillar #yosísoymasajista no me parece cierto ni elegante. Estoy contigo y con todos los “fisios” en que el ámbito del masaje en España se nos ha ido de las manos y soy partidario, y defensor, de una adecuada regulación de esta terapia. Por mucho que se nos prohíba a los masajistas ejercer nuestra profesión, la propia idiosincrasia de nuestros clientes hará que sigan acudiendo a nuestros servicios, sean legales o ilegales, como viene ocurriendo. Los modelos americano, canadiense o francés han demostrado que se pueden conciliar ambos mundos sin la necesidad de prohibiciones (aunque nunca lloverá a gusto de todos) y, como se dice en mi tierra, “el que más chifle, capador”.
    Me agrada, de verdad, vislumbrar futuros puntos de cohesión entre ambas profesiones. La colaboración siempre trae mejores cosechas que la confrontación.
    Enhorabuena por tu blog, al que, por supuesto, ya me he suscrito.

    1. Antes de que me saquen los ojos, debo aclarar que cuando digo que tu afirmación #yosísoymasajista no es cierta, no me refiero a que los fisioterapeutas no lo seáis sino que no sólo los fisioterapeutas lo sois. Gracias.

      1. Hola Carlos. Te respondo en este comentario a tus dos intervenciones. No soy amigo de disputas, así que por mi parte no le voy a sacar los ojos a nadie. Toda persona es libre de defender sus intereses y es respetable, aunque a día de hoy la ley dice que el masaje terapéutico es una ilegalidad cuando se lleva a cabo por toda persona que no sea fisioterapeuta. Cierto es que en otro países existe la figura que describes, yo conozco de cerca el caso de Inglaterra. Muchas gracias por leerme y por tus gratas palabras. Un saludo

        1. Y ahí está la madre del cordero. Efectivamente, la ley de ordenación de las profesiones sanitarias en su artículo 2.1. prohíbe el ejercicio de cualquier actividad sanitaria sin la debida titulación. Pero también es cierto que en el mismo artículo en sus apartados 3 y 4 deja abierta la puerta a la homologación, por el Ministerio de Sanidad, de aquellas actividades no previstas en el artículo 2.2. apartados a y b. Por otra parte, es curioso comprobar como la Agencia Tributaria sí recoge un epígrafe específico para los masajistas (839) en el ya casi obsoleto I.A.E. -relegado ahora al actual cajón desastre del código C.N.A.E. 9609- y como tampoco pone ambages en cobrarnos un 21% en concepto de I.V.A. sobre lo que facturamos. Todo ello sin meternos en los artículos 35 y 36 de la Constitución que nos llevarían a una larguísima discusión de carácter interpretativo. Con esto, y resumiendo, me da que ilegal sí, pero sólo en parte. Si no, en los casi 12 años que llevo ejerciendo, las numerosas inspecciones que he tenido no hubiesen sido inocuas para mí.
          Para terminar una pregunta: ¿no es mejor un escenario en el que todos nos quitamos de encima un mercado negro enorme, los masajistas serios tenemos opciones de promoción profesional, los clientes se aseguran la adecuada formación de sus terapeutas y la Hacienda Pública incrementa notablemente sus inputs por este sector?
          Muchas gracias por tu respuesta.
          Un saludo.

          1. Hola Carlos. Las leyes no son lo mío, pero a la vista está que el principal problema es que la población está bastante confundida, porque recibe informaciones contradictorias. YO lo único que quiero es lo mejor para el paciente y que si algún día nace la figura del “masajista legal”, que su formación sea adecuada (a día de hoy dista mucho de esto) y se le atribuyan al masaje sólo los beneficios que tiene (normalmente se le atribuyen beneficios que no son reales). De cualquier manera, debemos partir de respetar la ley. Un saludo.

  15. Afirmar hoy que algo o alguien está confundido es un arma de doble filo, ya sabes que, incluso en algo tan rígido como la ciencia, lo que ayer era blanco hoy es negro o se desdibuja en cualquiera de los miles de grises. Dejando eso a un lado, estoy totalmente de acuerdo contigo en que lo principal es la salud del paciente y que, para ello, es necesaria una correcta formación del “masajista legal” (utilizando tu expresión). Desde mi posición de “cuasi legal” (cumplo con todas las obligaciones laborales, fiscales y sanitarias, a excepción del dichoso artículo 2.1. de la ley de profesiones sanitarias), debo reiterarte mi agradecimiento por la puesta en valor que has hecho en este post del masaje como terapia necesaria, que no suficiente.
    Ha sido un verdadero placer intercambiar impresiones contigo.
    Un saludo.

    1. Carlos, me refería a que la gente no sabe bien lo que es un fisioterapeuta y un masajista (de ahí el “la población está confundida (confusa)”). Puedo estar de acuerdo o en desacuerdo, pero siempre respeto todos los comentarios. Muchas gracias de nuevo por leerme. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *