Educación del paciente… primero eduquemos al fisioterapeuta

Educacion del paciente

Debes haber escuchado hasta la saciedad la importancia de la educación del paciente, eso de que debemos darles las herramientas necesarias para que entiendan sus dolencias y sean capaces de manejar la situación.

Esta entrada va a ser de gran utilidad tanto para fisioterapeutas como para pacientes, pero en este caso la visión va  a ser desde los ojos del fisioterapeuta.

Normalmente, hablar es fácil, lo difícil es llevarlo acabo como se debe y, sobre todo, porque no sólo hay que ser bueno educando, sino porque también hay que saber lo que hemos de transmitir.

Piensa cuántas han sido las veces en la historia en las que les hemos dicho a los pacientes “debes descansar”, “debes evitar moverte porque estresa la zona”, “la espalda te duele porque tienes la columna muy deteriorada” y, así, un largo etcétera. Esto era educar, pero ahora sabemos que estábamos equivocados. Todo en la vida evoluciona (o eso quisiera pensar) y la educación del paciente no iba a ser menos.

La evidencia en educación del paciente

Hay todavía muchos que dejan de lado la evidencia científica en sus tratamientos y tienen en su boca palabras como “lo he usado durante mucho tiempo y me va bien”, “a mi me funciona”, “la experiencia está por encima de la evidencia”, etcétera. Lo que normalmente olvidamos es que la evidencia científica no sólo es una guía de tratamiento, sino que va mucho más allá. La educación del paciente es importantísima y también hay evidencia que nos muestra la mejor manera de proceder y esto lo deberíamos seguir todos, TODOS.

Te voy a dar unas cuantas claves para que tengas la confianza de saber que lo que le estás comunicando al paciente es la mejor información posible.

Transmisión de información

Empecemos con la mejor forma de transmitir la información, el medio. Parece ser que la clave principal está en la interacción directa con el paciente, nada de consulta telefónica, correos electrónicos ni nada que se le parezca. Está demostrado que lo mejor es la interacción física paciente-fisioterapeuta, hablar en persona, lo que toda la vida se ha llamado “cara a cara”.

La educación en el dolor

Otro tema importante es el dolor. Perdona, ¿he dicho importante? Cámbialo por un “IMPORTANTÍSIMO”. Yo frecuentemente digo “my life is a pain” (mi vida es dolor), así que debo saber, y mucho, sobre dolor. ¿De qué te hablan los pacientes día sí, día también? Sí, de dolor. “Me duele aquí”, “me duele allá”, “este dolor me tiene desesperado”, “no sé ya qué hacer con este dolor”. La pregunta que te hago es ¿sabes de qué va eso del dolor? Si no lo sabes, es momento de saberlo, para poder ofrecer el mejor tratamiento posible.

Aquí te dejo tres vídeos con información importante y sencilla sobre el dolor y la educación del paciente:

Puedes leer más sobre el dolor en las siguientes entradas: Dolor…ni en exceso, ni en defectoDolor, ¿físico o psicológico?Dolor, ¿salvavidas o estropeavidas? y Lo que no debes decir a unna persona con dolor.

Paradigma biopsicosocial

La información que hay que darle al paciente no es información sobre la estructura lesionada (o supuestamente lesionada) y los mecanismos de lesión, sino información sobre la neurociencia del dolor desde un punto de vista biopsicosocial. Esto te lo expliqué con más detalle en No es educación, es buena educación y Educación sobre el dolor, la que funciona.

Transmisión de tranquilidad y autocuidado

Cabe destacar también la importancia de saber tranquilizar al paciente mediante lo que en inglés llaman “reassurance”. Hay que hacerle ver al paciente que tener lesiones o patologías de consideración no es común porque, aunque a veces nos parezca mentira, nuestro cuerpo es muy fuerte y es capaz de defenderse y curarse por si mismo en situaciones en las que no esperas.

Tenemos que tender al “self-management”, a darle las herramientas necesarias al paciente para que sea capaz de ser él el que maneje su situación (“knowledge is power”, el conocimiento es poder dijo Sir Francis Bacon). No hay mejor cosa que sentirte en control de tu salud.

Y no te olvides del trato humano, siempre digo que el trato debe estar por encima del tratamiento.

Esta entrada no pretendía ser más que una pincelada sobre unos puntos que considero de gran importancia a la hora de interactuar con el paciente y que te ayudarán en la práctica diaria.

La imagen es una adaptación de un dominio público de Pixabay.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *