Cuanto más mono…peor

Ser mono da dolor de espalda

Como debes saber, la palabra “mono” tiene diferentes acepciones en la lengua española. En este caso voy a dejar a un lado la que hace referencia a la belleza y me voy a centrar en la que al animal se refiere y, más concretamente, al chimpancé.

Hace unos días recibí un mensaje de una amiga que vive en Londres y en este mensaje hacía referencia a un artículo que había leído en la BBC sobre el dolor de espalda y su relación con los chimpancés. Creo que este artículo puede ser de interés para los lectores de La Fisioterapia.net y por eso os dejo aquí el enlace y autor: The ancestral shape hypothesis: an evolutionary explanation for the occurrence of intervertebral disc herniation in humans (compartido bajo licencia CC BY 4.0) y escrito por Kimberly A Plomp y col.

Yo ya había leído diferentes teorías hablando sobre el porqué de los dolores de espalda y su relación con los tiempos modernos y el hecho de que andamos erguidos, dejando atrás la cuadrupedia. “Si volvieramos a andar a cuatro patas, no tendríamos tantos problemas de espalda” dicen algunos. Sí, y si lloviera dinero, nadie trabajaría. Ser bípedos es un avance, pero requiere un largo periodo de adaptación.

Échale un ojo a este curioso artículo de elmundo.es de hace unos años para darte cuenta de que la evolución a veces no es tal
Nódulo de Schmorl

Nódulo de Schmorl.  J. Lengerke

En el artículo que me lleva a escribir esta entrada nos dicen que existe relación entre el hecho de tener una hernia discal (lesión del disco que hay entre las vértebras) y vértebras con una forma determinada. Lo más interesante es que, al parecer, cuanto más parecida sea tu columna vertebral a la del chimpancé, más probabilidad hay de que tengas hernias discales. De lo cual podríamos interpretar que cuanto menos adaptada esté tu columna a la marcha bípeda (andar con tu par de piernas en lugar de a cuadrupedia), más riesgo de tener hernias discales.

En este estudio apreciaron que las vértebras de los humanos que tienen nódulos de Schmorl son más similares a las del chimpancé, que las de humanos con vértebras sin dichos nódulos de Schmorl. Estos nódulos son protusiones (abultamientos) del disco intervertebral que se desplaza hacia el interior del cuerpo de la vértebra situada inmediatamente encima o debajo y por ello se consideran como una variedad de hernia discal y puede que en algunos medios veas que los llaman hernias discales verticales o intraesponjosas (ver foto para una mejor comprensión).

Si comparamos las vértebras de los chimpancés y humanos con la previamente mencionada patología discal, con humanos sanos, el foramen intervertebral (agujero en las vértebras para el paso de las raíces nerviosas) es más pequeño, los pedículos más anchos y cortos y los cuerpos vertebrales  con una forma de pala más pronunciada (ver foto de abajo para entender lo que significan todas estas palabras raras).

Vértebra lumbar

Vértebra. Henry Vandyke Carter

Si nos paramos a pensar con detenimiento, este estudio va mucho más allá de la curiosidad que despierta, esto podría tener una gran repercusión a nivel clínico, ya que se podría utilizar para predecir quién tendrá problemas discales y poder ponerles en tratamientos preventivos. Quizás este sea un gran paso al frente en la lucha contra los problemas de espalda, que son parte de nuestra vida diaria y parecen ir a más con las nuevas tecnologías y el sedentarismo.

Espero que esta entrada haya sido de tu interés. Todo comentario será recibido con gratitud, ya sean dudas u opiniones.

Puedes leer este artículo en inglés siguiendo el enlace The more monkey, the worse.

Fotos: Nódulo de Schmorl, J. Lengerke, 2010 (CET) (Praxis Dr. Jochen Lengerke) CC BY-SA 3.0,  vía Wikimedia Commons. Vértebra, Henry Vandyke Carter (dominio público), vía Wikimedia Commons. Foto de cabecera : Dominio público (CC0 Public Domain), procedente de Pixabay.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *