Artrosis en reconstrucción del LCA : ¿qué decirle al paciente?

Artrosis en reconstrucción de LCA

En esta entrada os presento la versión española de un artículo de Brooke Howells. Este trabajo ha sido escrito en el blog de La Trobe University (Australia) y su información cedida por el Dr. Christian Barton para que, desde LaFisioterapia.net, llegue a todos los hispanohablantes. Muchas gracias por concederme este privilegio.

Y el artículo dice así…

Sabemos que el desarrollo de artrosis después de la reconstrucción del LCA (ligamento cruzado anterior) ocurre en más del 50% de los pacientes. La pregunta es, ¿debemos informar a nuestros pacientes de esto?, y si es así ¿cómo debemos hacerlo? Anecdóticamente, el consenso es que ésta puede ser una conversación difícil, y algo que puede ser evitado por algunos fisioterapeutas debido al miedo de alarmar al paciente.

¿Cuál es el conocimiento actual del paciente sobre la artrosis en recontrucción del LCA?

  • El 65% pensaban que la reconstrucción del LCA reducía su riesgo de artrosis o no sabían.
  • Sólo el 26% tuvo una conversación con su terapeuta con respecto a la artrosis. Bennell y col. (2016).

Puntos clave de discusión para pacientes con reconstrucción del LCA:

Los pacientes con reconstrucción del LCA pueden no ser sintomáticos en los primeros años después de la cirugía, pero hay una posibilidad de futuros síntomas y patología articular y esto es normal.

El desarrollo de síntomas o cambios articulares se debe a la interacción de muchos factores. Este genial gráfico de Wen y Lohmander (2014) puede ayudar a explicar esto:

De lesión de rodilla a artrosis

Comunicando la importancia de lograr una fuerza y ​​función óptimas, el retorno a la actividad basado en metas y el mantenimiento de ejercicios neuromusculares pueden ayudar. Esto puede reducir las cargas articulares, el riesgo de volver a lesionarte y la disminución de síntomas.

¿Será mi paciente con reconstrucción del LCA catastrofista tras  un diagnóstico inminente de artrosis?

No hay investigación analizando cambios de comportamiento/intervención en la población con reconstrucción del LCA. Sin embargo, un estudio realizado por Grindrod et al. (2010) en un grupo de personas de 50 años con signos tempranos de artrosis demostró que después de un “diagnóstico oficial de artrosis” y la administración de un programa de auto-cuidado, ocurre lo siguiente:

  • Aumento de los medicamentos y suplementos.
  • Aumento del uso de AINEs para auto-manejo del dolor.
  • Incremento de las intervenciones con ejercicio.

En general, los pacientes fueron proactivos haciendo algo para su patología, y esto dio lugar a un aumento de la función y la calidad de vida, según informó el propio paciente. Sin embargo, las decisiones sobre el tipo de medicamento y el ejercicio se realizaron de forma independiente, y no siempre guiados por profesionales. Por lo tanto, aunque el auto-cuidado es importante, esta gestión debe ser inicialmente guiada por profesionales y comunicada claramente a los pacientes.

¿Cuál es el beneficio de informar al paciente sobre su riesgo de artrosis?

La importancia potencial de la intervención temprana

No sabemos si el grado de progresión de la artrosis puede ser alterada por intervenciones terapéuticas. Sin embargo, hay evidencia que sugiere que mejores resultados a largo plazo después de la reconstrucción del LCA se relacionan con aquellos que tienen mejor fuerza, función y biomecánica. Esto puede ayudar en la motivación, para asegurar que los déficits se aborden completamente y, lo que es más importante, seguir manteniendo su fuerza y ​​función (es decir, el manejo conservador de la artrosis) en el futuro.

Correspondencia de expectativas

La conciencia de posibles modificaciones en el estilo de vida que pueden tener que ocurrir, podría mejorar la satisfacción del paciente. Filbay y col., (2016) demostraron que aquellos que adaptan su estilo de vida después de la reconstrucción del LCA para acomodar las alteraciones de la rodilla, se asocian con mayor aceptación y satisfacción, independientemente de los síntomas de la rodilla.

Toma de decisiones compartida

Un gran editorial destacó recientemente la importancia de la “toma de decisiones compartida” en el tratamiento del dolor patelofemoral.

En lo que respecta a los pacientes con reconstrucción de LCA, compartir el conocimiento con los pacientes acerca de los resultados esperados, cómo esto se relaciona con la vuelta al deporte, los tipos de actividad en que participarán en el futuro,  ayudará en la satisfacción y calidad de vida.Toma de decisiones compartida

La imagen de cabecera es una adaptación de un dominio público de Pixabay y el resto han sido cedidas por La Trobe University.

Deja un comentario